domingo, 12 de marzo de 2017

Alcaracejosficción Trump

     
Campo de fútbol de Alcaracejos
      Desde hacía tiempo los asesores de Trump, en contra de la opinión de este, le venían aconsejando invertir en España. Aprovechando la debilidad económica por la coyuntura de un país en crisis, Trump comenzó a moverse y tras largas conversaciones evaluando ventajas e inconvenientes decidieron instalarse en Andalucía, en la Comarca de Los Pedroches. Trump no hace favores y sólo y exclusivamente sus puros intereses económicos determinaron esta decisión. La situación de la Comarca era idónea para invertir por su estratégica posición geográfica, su dinamismo y por la hiper - óptima acogida que habían tenido en la zona los contactos iniciales entre el Delegado de Trump España y los responsables de la Mancomunidad. Pero lo decisivo fue el alto valor ecológico del conjunto del territorio: Trump necesitaba bañarse en las puras aguas de un paisaje purificador y limpio donde la única contaminación del aire es el trino de los pájaros. Hasta ahora no se habían producido grandes inversiones de capital extranjero por lo que la marca Trump sería recibida como agua de mayo a pesar de que la gente de los Pedroches tiene un especial olfato para detectar a los fanfarrones. Una noticia de este tipo resucitaba cierta alegría después de un enero, febrero y marzo más secos que la mojama. Los Pedroches eran una plataforma de futuro para llegar al resto de Europa y a un tiro de piedra de la inmensidad de África. Todas las carreteras comarcales serían mejoradas por la Diputación y el Gobierno Central se había comprometido a convertir en autovías la N-502 y la N-432 para llegar al aeropuerto de Córdoba en un pis pas. Aeropuerto que AENA doblaría en km de pistas y en condiciones de seguridad y plantilla. En Alcaracejos se construiría un helipuerto privado y los trenes AVE irán aumentando progresivamente en función de la demanda. El recorrido Los Pedroches – Madrid se había convertido de repente en el tramo más solicitado del país. En las inmediaciones de la estación de Villanueva de Córdoba ya se movían tierras para la construcción de un hotel con servicios de todo tipo.

Calle San Isidro. Alcaracejos
     Con la inversión en Los Pedroches Trump pretendía diversificar sus riesgos, por eso se abría a nuevos sectores no trabajados. Su idea era formar un trust de colaboración con todos los sectores productivos de la Comarca para dar salida a la producción íntegra de carne (bovina, porcina y ovina), leche y queso, jamones, embutidos, artesanía de la zona, gestión de caza y monterías, turismo rural, etc…..potenciaría productos de calidad de fabricación “familiar” pero con procesos industriales tales como aceite, aceitunas, huevos, gallinas, conejos, criaderos de caballos, actividades al aire libre, etc…..y explotaría el cielo de Los Pedroches como uno de los cielos menos contaminados del mundo. Hoteles de lujo y exquisitos campos de golf acogerían a turistas millonarios que enfocarían sus telescopios hasta los confines del universo y al mismo tiempo podrían disfrutar de las magníficas tradiciones de los habitantes de la zona. En coordenadas estratégicas de ausencia de luz y transparencia del cielo se construirán sencillos pero eficaces observatorios astronómicos dotados de las últimas tecnologías. La formación del personal y desarrollo de todo esto estará supervisado por profesores de la Universidad de Granada especializados en Astronomía y Astrofísica y técnicos de Calar Alto.  ¡¡¡ A Mister Trump esta mezcla de “business y ecología ” le empezaba a gustar. Le venía como anillo al dedo para mejorar su imagen y acercarse a un sector y una zona bien vistos. Además le constaba la calidez de sus habitantes. El asunto era ganar dinero aunque para eso tuviera que disfrazarse de ecologista. En dos años deberían plantarse 300.000 mil encinas a lo largo de toda la comarca para tapar algunos lunares y ampliar, en lo posible, la magnífica dehesa que Trump había disfrutado desde el aire. Por otra parte se van a tomar medidas para recuperar el Patrimonio Minero de El Soldado, El Rosalejo y Cantos Blancos estableciendo un Museo y su correspondiente archivo de documentación.
         Si todo iba bien, en cinco años la comarca habría dado un cambio radical y las redes Trump irían invadiendo el Valle de Alcudia y también La Comarca de La Serena. Con anterioridad a esta expansión el “Trumpismo” había incorporado a sus planes al Valle del Guadiato. El verdadero objetivo de Trump era formar una especie de Comunidad Autónoma Trump uniendo por intensos y múltiples lazos comerciales estos cuatro territorios que ya la COVAP previó en las últimas décadas del siglo XX.
Edificio del Ayuntamiento. Alcaracejos
     Ante la sorpresa general Trump llegó con poca escolta en un tremendo helicóptero que aterrizó en el campo de fútbol de Alcaracejos, sede de la Mancomunidad. Como tarjeta de visita vestía la camiseta del C.D. Mojino y un cheque de 50.000 $ para que añadieran a la camiseta “Todos somos Trump”. Como buen populista, desde el principio atacaba el corazón y la verdad es que ver el escudo del equipo en el pecho del mandamás fue objeto de miles de fotos que volaron a todos los rincones del mundo y ocasionaron algunas lágrimas entre los hinchas del equipo. El Grupo Alcaria abría sus pulmones lanzando al aire las "Jotas de Alcaracejos" en medio de la emoción general: "A la mar que te vayas, querido Pepe, a la mar que te vayas me voy por verte........"  El despliegue de medios de comunicación era enorme. Las unidades móviles de TV retransmitían en directo el acontecimiento a todo el mundo. En el pueblo no cabía un alma más pues había venido gente de toda la provincia y de toda España. A duras penas se pudieron aparcar los 545 autobuses venidos de todo el mapa. El Sr Trump, fiel a su desprecio a los periodistas, sólo concedió dos entrevistas: una a su propia cadena de TV y otra al corresponsal local del Diario Córdoba. El resto de sus impresiones las fue comunicando con algunos Twitter que dictaba a sus tres secretarias.            A los suyos no les dio muchas explicaciones porque de sobra sabían lo que tenían que decir y las imágenes que tenían que retransmitir. A un “America first” añadió “Los Pedroches, second” en medio de un delirio general. La gente aplaudía la magnífica ocurrencia que sus asesores de imagen le habían preparado y agitaban con entusiasmo una especie de bandera desconocida, híbrida, diseñada con las banderas de EE.UU., España y Andalucía. Las estrellas habían cambiado de sitio y ahora se encontraban diseminadas caóticamente por toda la superficie. Lo mismo le ocurría a las franjas rojas y blancas que formaban una amalgama multicolor muy vistosa con el verde andaluz y el amarillo español. Ver aquello desde el aire resultaba espectacular por la tremenda mezcla de colores entre ropas, cabezas con gorras, banderas, pancartas y globos. Alguien se atrevió a decir que todo esto estaba escrito desde hacía tiempo ya que la bandera de EE. UU. siempre lució el blanco andaluz y el rojo español. El significado de las estrellas desparramadas en la nueva enseña que acababa de nacer estaba muy claro: Es el cielo de Los Pedroches. Una señora comentó que se podría añadir una bellota en el centro, pero desistió ante la perpleja mirada, teñida de reprobación, del marido y de su vecina.
       Al corresponsal local no le dejó ni preguntar. En plan colega, pero con tremenda superioridad, le echó la mano por encima y directamente leyó – a duras penas en español – una nota en la que se confesaba fans de todos los clubs de fútbol de la Comarca y enviaba un afectuoso saludo a los sufridos abuelos y abuelas de la zona: “Gracias por haber conseguido unos Pedroches grandes, les dijo. Gracias a vosotros estoy yo ahora aquí mejorando vuestra obra”.
           Mientras todo esto ocurría El Control, El Estéfany, El Parador, el TiC - Tac, El César, el Bar de La Plaza y El Rincón de Sales sirvieron en un día más lechón y mas comida que en todo el año. La acumulación de gente rompió todos los pronósticos y la comida se agotó. Menos mal que Pozoblanco estaba cerca y las despensas y frigoríficos de bares y restaurantes se volvieron a llenar.
Plaza de la Constitución
        Como si de un secreto se tratase, Trump les dijo a los alcaldes que lo recibieron que estaba dispuesto a vender bellotas en conserva con salmuera, como si fueran aceitunas y que un exitoso laboratorio americano tenía ultimada ya la fórmula de un exquisito licor de bellotas. Había que mejorar el que venden algunos bares de la zona. Aparte de eso había contactado con la Coca-Cola para exportarla con el logotipo de la Mancomunidad de los Pedroches y nuevo sabor de la marca enriquecida con esencia de bellota liofilizada. Asesores de su confianza le tenían al corriente de que la dehesa de Los Pedroches fue llamada por los árabes con el nombre del "Valle de las bellotas" y que es un extenso manto de encinas y alcornoques que cubre unas 300.000 hectáreas, lo que la convierte en la más vasta de la península y, por tanto, del mundo. Ser el protagonista total en una reserva única en el mundo era una plusvalía que Trump estaba dispuesto a aprovechar en sus negocios. Añadir su imagen a un ámbito rural de esta categoría sólo podría acarrearle beneficios. El asunto de que los árabes estuvieron por aquí no le agradaba demasiado, pero transigió cuando conoció el estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona[1]. Dicho estudio rechazaba la hipótesis de una posible asimilación genética de los colonos bereberes durante el periodo musulmán por parte de los habitantes de la Comarca de los Pedroches.
A la comitiva le costó llegar desde el campo de fútbol hasta la plaza. Trump tenía decidido ir andando. Su populismo así lo exigía y se encontraba a gusto y relajado. La calle San Isidro era un tsunami de personas que la escasa policía local difícilmente podía manejar. Los alcaldes cogidos de la mano lograron formar una especie de circunferencia de protección, pero desistieron de ello cuando se percataron que el propio Trump intentaba romperla para darle la mano a la gente, hacerse fotos con niños y personas mayores y entregar billetes de cinco dólares. Llegar al Ayuntamiento fue un esfuerzo sobre – humano que duró casi hora y media. Apenas 500 metros. A todo el mundo le dolía el cuerpo de los continuos empujones, a veces casi aplastamiento. La calle y la plaza eran una especie de gran patera irregular repleta, casi maciza de cuerpos apretujados. Pero Trump y la comitiva con una voluntad de hierro lograron atravesar aquella masa contra todos los pronósticos de la Física.
Subir las escaleras del ayuntamiento fue mucho peor porque el edificio ya estaba lleno de gente. Al final los alcaldes decidieron que subiera Trump sólo porque todos era realmente imposible. No cabía un alfiler. Las personas no podían ni girarse. A quién le pilló de espaldas así se quedó. Olió el inequívoco perfume[2] de la marca Trump pero no pudo ver a su portador. Incluso para Trump solo, llegar al balcón fue un Via Crucis. Sudoroso pero impecablemente peinado empezo a hablar.

        Inició su discurso aclarando que en Los Pedroches no iba a construir ningún muro y que desde luego los autóctonos tendrían preferencia a los emigrantes a la hora de la contratación. Iba a empezar a hablar de los derechos de la mujer cuando sonaron las campanadas de un reloj. Por un momento pensé que se trataba del reloj del Ayuntamiento, una pieza antigua y preciosa que adorna su fachada. Pero no, era mi móvil que en modo “campanadas antiguas de reloj de pueblo” me avisaba de que eran las ocho y me tenía que levantar.
      Desorientado y somnoliento me levanté y busqué a Trump por mi habitación sin diferenciar aún el sueño de la realidad. Allí estaba. Me estaba mirando y me apuntaba con el dedo desde la portada del libro de Vicente Vallés. El día anterior había estado en la presentación del libro.






[1] “Y-chromosome Variation in South Iberia: Insights into the North African Contribution”
LUIS ALVAREZ, * CRISTINA SANTOS, RAFAEL MONTIEL, BLAZQUEZ CAEIRO, ABDELLATIF BAALI, JEAN-MICHEL DUGOUJON, AND MARIA PILAR ALUJA Unitat d’Antropologia Biologica, Departament Biologia Animal, Biologia Vegetal i Ecologia, Universitat Autónoma de Barcelona, 08193 Cerdanyola del Vallès, Barcelona, Spain.( AMERICAN JOURNAL OF HUMAN BIOLOGY 2009).
[2] Donald Trump de Trump es una fragancia de la familia olfativa Amaderada Aromática para Hombres. Las Notas de Salida son menta, pepino, albahaca negra y cítricos; las Notas de Corazón son notas amaderadas, notas especiadas, pimienta y notas herbales; las Notas de Fondo son maderas exóticas, notas especiadas y vetiver.

martes, 7 de marzo de 2017

( I I I ) ALCARACEJOS: Huelga 24 de mayo de 1898 ¿Crisis del 98, solidaridad, problemas laborales?

Sirva la crónica aparecida en el Diario de Córdoba de Comercio, Industria, Administración, Noticias y Avisos como documento que certifica que los disturbios respondieron a una problemática minera local, sueldos bajos, carestía y escasez de alimentos y especialmente del pan. La revuelta que ocurrió el 24 de mayo, aparece fechada el 25 pero el periódico la sacó el 27. La catástrofe del pozo en la mina Santa Isabel de Belmez ocurrió el 17 de marzo, es decir pasan más de dos meses, por lo que podemos deducir que poco o nada tuvo que ver con esta protesta. En el relato que el periódico hace de los hechos no aparece ninguna pista que conduzca a “solidaridad con Belmez”, aunque pudiera formar parte del contexto de reproches a las élites del momento. A continuación reproducimos la crónica del corresponsal [1]VENTURA.

DESÓRDENES  EN  ALCARACEJOS
(De nuestro corresponsal)
Mayo 25

Los obreros de la mina <<Demetrio>>.­Peticiones.-Varios detenidos. - Empieza el motín.- Agresión a la guardia civil.-Sigue el desmán.­ Los heridos.- Se restablece el orden.

Según noticias que he podido confirmar, se habían puesto de acuerdo la mayor parte de los operarios de la mina Demetrio, de este término, para dirigirse en manifestación al director de la misma, en la mañana de ayer, con el fin de pedir subida en los jornales, y que se les hiciera al mes un pago, y por lo menos un socorro.
Hechos dos grupos los amotinados, se colocaron en las primeras horas del día de ayer en los caminos que de este pueblo y de Villanueva del Duque conducen a dicho centro minero, para enterar a todos los trabajadores del proyecto, no pudiendo realizarlo porque supieron que se hallaba ausente el referido director, señor Taylor, que llegó algunas horas después.
Vista la actitud de los trabajadores, y en previsión de que se pudiera alterar el orden, los empleados de la mina referida pidieron auxilio a la guardia civil reconcentrada en Pozoblanco, y a las pocas horas se encontraban aquí algunas parejas al mando del cabo don Fernando Muñoz Bueno, quienes hicieron siete detenciones, poniendo a disposición de este juzgado municipal otros tantos individuos, cuya autoridad empezó a instruir las-primeras diligencias.
Todo continuaba en estado normal en esta villa, y solo se dijo en la mañana de hoy que el resto de los amotinados irían a la mina a exponer su petición, y allí fue la fuerza reconcentrada.
Mayo 24 (11'30 m.)
En este momento invade la plaza del Ayuntamiento una imponente manifestación, compuesta de cerca de mil personas, en su mayoría mujeres, niños y algunos mineros, gritando: "fuera los presos”.
Se hallan en dicha plaza el Ayuntamiento, la Audiencia del juzgado y la cárcel, en un mismo edificio, y allí se encuentra la fuerza de la guardia compuesta de tres parejas, y el cabo mencionado.
Todas las autoridades allí reunidas, suplican a los manifestantes que se disuelvan pacíficamente.
Invitada por la autoridad local, sube a la Alcaldía una comisión de los manifestantes, quienes piden que se pongan en libertad a los detenidos.
Se les contesta que por el momento no puede accederse a su petición; que se hará cuanto se pueda en su favor, y se les ruega que lleven el convencimiento a los demás, y así lo ofrecen.
Crece la hostilidad al bajar la comisión, profiriéndose los mismos gritos, y trata la fuerza de que despejen la plaza en buenas formas.
La mayoría coge piedras que lanzan sobre el edificio y los guardias, alcanzando a estos algunas, se sienten algunos tiros de revólver y pistola, y se oye la voz de ¡ fuego!.
Se hacen varios disparos al aire, y no se consigue la dispersión.
Suenan algunos tiros más; se ven dos o tres heridos en el suelo, y huye la multitud, quedando completamente desierta la plaza.
Mayo 24 (1 t.)
Paz completa.
Mayo 24 (2'15 t.)
Llega el teniente primer jefe de la línea de Pozoblanco, don Emilio Vidal y Poveda con más fuerza, y son conducidos los detenidos a la cabeza del distrito. Este celoso e incansable jefe, toma multiplicadas medidas para la conservación del orden, y entre ellas, publican un bando que es pregonado a redoble de tambor, y el pueblo parece estar solitario.
Mayo 24 (8 n.)
Continúa el juzgado en la instrucción de diligencias, auxiliado por todas las autoridades de la localidad, y especialmente por el señor Vidal y Poveda, quien, como siempre, despliega una actividad y celo dignos de todo encomio.
Merecen mención especial los guardias civiles a las órdenes del cabo señor Muñoz, por su comportamiento, consiguiendo restablecer el orden.
Mayo 24 (11 n.)
La tranquilidad en este vecindario es absoluta.
El estado de algunos de los heridos es grave.
Mayo 25(10 m.)
Ha pasado la noche sin novedad.
La tranquilidad continúa hasta esta hora, en que cierro la presente correspondencia.
Prometo comunicar detalles de posteriores sucesos, si acaecieran.
Este pueblo no ha presenciado nunca hechos semejantes al que ayer se desarrolló en la plaza, y la consternación fue inmensa.
Los heridos continúan en el mismo estado.- VENTURA

¿Cómo terminó  situación?. Está claro que Alcaracejos sufrió la misma crisis de subsistencias que se padeció en multitud de pueblos de España. [2]Antonio Mª Calero explica la salida de aquella protesta de la siguiente forma “Los mineros de la mina Demetrio, que en aquel año de 1898 alcanzó su máximo con 1000 obreros, no fueron ajenos a esta crisis, aunque tuvieron seguramente la suerte de contar con una potente compañía detrás, nada interesada en que el trabajo de las minas pudiera verse detenido de alguna manera y que puso remedio rápidamente poniendo a su disposición cantidad de pan suficiente y a precios por debajo del mercado para calmar los ánimos. Así se consigna en el informe que aporta la compañía a la junta general de accionistas: “al notarse en las minas la imposibilidad de surtirse de pan, una buena aparte de nuestros obreros, inducidos por elementos extraños, se declaró en huelga, pero acudiendo el Consejo a atajar el conflicto (…) halló el medio, si bien a costa de algún sacrificio, de proporcionar pan a los obreros y a sus familias y dictó también otras disposiciones encaminadas a satisfacer la parte justa de las reclamaciones de los operarios…”. Curiosamente, como también es natural, ninguna referencia se hace a los sucesos acaecidos el 24-25 de mayo porque no existía ningún interés en alarmar a los accionistas.




[1] El corresponsal “VENTURA”, con total seguridad debe tratarse de D. José Ventura Fernández (1862 – 1928). Maestro Nacional en Alcaracejos. El Gobierno de S.M. Alfonso XIII lo nombró Caballero de la Orden Civil de Alfonso XII. En 1898 tenía 36 años. Historia de Alcaracejos y su escudo. Ayuntamiento de Alcaracejos.(1955).
[2] Profesor de I.E.S., en activo, Biología y Geología. Su afición está centrada en la minería del plomo de la Edad Contemporánea en Villanueva del Duque y Alcaracejos, aunque también ha ido recopilando información sobre la minería, en general, de la Comarca de Los Pedroches.

jueves, 2 de marzo de 2017

( I I ) ALCARACEJOS: Huelga 24 de mayo de 1898 ¿Crisis del 98, solidaridad, problemas laborales?

          Una pequeña introducción para situarnos: Hablamos de los desórdenes ocurridos en Alcaracejos el 24 de Mayo de 1898. En el apartado ( I ) dejamos claro la fuerte relación de Alcaracejos con la minería en esa época. En este segundo apartado (I I) vamos a analizar los diferentes contextos que de alguna forma pudieron sustentar las causas que motivaron esa jornada de lucha.
Contexto nacional: En mayo de 1898 reinaba en España como reina regente María Cristina, madre de Alfonso XIII y segunda esposa de Alfonso XII. Cánovas había sido asesinado en 1897 y la Presidencia del Consejo de Ministros la ostentaba el liberal Sagasta, tras haber “ganado” las elecciones en Marzo del 98 al conservador Francisco Silvela.

[1]A medida que avanza el siglo XIX, el descontento social fue patente en toda España. La tensión provocada por las guerras carlistas, pérdidas coloniales, pronunciamientos militares, hundimiento de la peseta y subida de los alimentos de primera necesidad, etc. se masticaba en todos los ambientes. El Pacto del Pardo (24.XI.1885) no ayudó a animar el país. Más bien esa pactada alternancia en el Gobierno entre Cánovas y Sagasta provocó una cierta tristeza democrática[2] haciendo que la conocida Restauración Borbónica perdiera credibilidad y el apoyo de la gente. El fraude electoral impedía que voces contrarias al sistema se expresaran en la Cortes y el descontento entre la España oficial y la real se hizo muy evidente. También fue el momento del despertar del nacionalismo catalán y vasco[3], y del crecimiento del movimiento obrero tanto socialista como anarquista, este último adquiriendo con frecuencia un carácter violento en forma de insurrecciones campesinas en Andalucía y de terrorismo en Cataluña[4]. La guerra en Cuba con Estados Unidos y la entrega de Filipinas a los yanquis culminaron el gran desastre de 1898. El Diario de Córdoba publicó los nombres de los cordobeses repatriados desde el 26 de agosto de 1898 al 7 de noviembre de 1899. Entre ellos estuvo el mojino Rafael Pérez que llegó a La Coruña el 21 de septiembre 1898.[5] Unamuno quita importancia a la pérdida de las colonias como causa de la crisis. Alude a que “En España son muchísimos más los que trabajan en silencio, preocupados tan sólo por el pan de cada día, que los inquietos por los públicos sucesos”. Y era cierto: lo que realmente importaba a las clases populares españolas era el pan de cada día[6]. Así lo confirman los disturbios de Gijón y Talavera de la Reina. Disturbios que prendieron en todo el país.
La crisis de 1898, aparte de económica y social, fue una crisis moral, una humillación que se extendió por todo un país empobrecido. Lo que quedaba de la “España imperial” fue aniquilado militarmente por unos “recién llegados” sin historia y sin categoría. España sin sus grandes colonias quedaba reducida a un país del sur de Europa con cierta influencia en el Norte de África, un PIB poco esperanzador y un elevado índice de analfabetos (63 %). La antigua gloria dejaba entrever un futuro relleno de incertidumbre dentro y fuera de España.
Contexto laboral:
Aunque no hemos encontrado datos directos, si sabemos que en la minería metálica cordobesa la jornada en el interior de la mina era de 8 horas diarias netas, es decir que no se tenía en cuenta el desplazamiento desde la bocamina hasta el tajo y viceversa. En el exterior la jornada era de 9½ a 10½. “Las muertes o los accidentes que originaban incapacidad – con la consiguiente baja – generaban una situación social angustiosa. Hasta 1900 el trabajador no recibió amparo social alguno. A partir de esa fecha el obrero percibía sólo una insuficiente ayuda que le prestaba la Ley de Accidentes de Trabajo a no ser que la empresa tuviese una Caja de Socorro. La mayor parte de esas ayudas eran sufragadas con las retenciones del 2 % que le hacían a los trabajadores y que ellas [las empresas] administraban………En la década 1860 – 1870 y en años inmediatos, ni los mineros del País Cordobés, ni los del resto de España, disponen de organizaciones de defensa frente a las duras condiciones de trabajo impuestas por las empresas y por la banca extranjera. El trabajador podía contentarse con salir vivo, cada día, de la sucesiva aventura que suponía bajar al fondo de la mina. Las explotaciones mineras eran penosas y peligrosas, jornada laboral excesiva, falta de viviendas al pie de la mina y salarios de hambre hacían que un buen número de mineros murieran jóvenes[7].
Minero trabajando en una veta. 1869
(Tomada de Simonin)
En la década de 1870 – 1880 se investigan yacimientos en Posadas, Alcaracejos y Villanueva del Duque y mejoran los procedimientos mecánicos de extracción y desagüe, lo que - indirectamente – implica una mayor seguridad para los trabajadores. En Córdoba no constan asociaciones de mineros que defiendan sus intereses.
Entre 1880 y 1890 se produce un desarrollo extraordinario de la minería y de la metalurgia del plomo, a pesar de la bajada de su precio en Londres. El impulso dado por la Sociedad Minera y Metalúrgica de Peñarroya – constituida en París en 1881 – y la Compañía de Belmez, con la explotación del carbón, es enorme para la provincia de Córdoba. En la última década del siglo, 1890 – 1900, se desarrolla una tremenda actividad en la minería española del plomo. En concreto, destacan las explotaciones de Araceli, Terreras y Demetrio, en los términos municipales de Villanueva del Duque y Alcaracejos.[8]
A pesar de ese gran movimiento las condiciones de vida de los mineros siguen siendo, pese a ciertos progresos, realmente inhumanas, como lo fueron en las anteriores décadas. Accidentes y enfermedades profesionales están a la orden del día. El nuevo siglo se inicia sin ningún sistema de protección social ni para los mineros ni para sus familias[9]. La tensión social está a flor de piel y se empiezan a hacer presentes nuevas ideologías que defienden a las clases más débiles (sindicalismo, socialismo, anarquismo y comunismo) frente al capital y a los poderosos.

Como podemos observar las condiciones laborales del sector de la minería al final del siglo XIX eran un desastre. Alcaracejos no fue una excepción pues la banca y el gran capital – español o extranjero – se comportaron lo mismo en todos sitios: misma dureza en las condiciones laborales y los mismos abusos (salarios de hambre, muchas horas de trabajo, ausencia de medidas de protección social, escasa o nula atención sanitaria, falta de medidas de seguridad en el interior de los pozos, leyes que no se cumplen, niños mineros aprendiendo en la mina para ser buenos mineros adultos, trabajos a destajo,  etc…). Están cansados de pasar fatigas y necesidades y es por esto por lo que dan rienda suelta a su malestar. A esas pésimas condiciones de trabajo se unió la subida en el precio del trigo, la escasez y la carestía del pan – alimento de primera necesidad – y una inoportuna falta de lluvia que tenía paralizada a la clase jornalera agraria. Por todo ello montan una intensa jornada de protesta el 24 de mayo de 1898. Las detenciones de algunos mineros solo hacen engordar el follón. Tendremos que esperar a 1909 para que algunas mejoras laborales se planteen en serio.[10]
Portada  del 11 de mayo 1898

Contexto provincial: Eran malos tiempos. Los tumultos, manifestaciones, motines, algaradas, gritos, choques con la fuerza pública etc se produjeron en ciudades, barrios y pueblos. La crisis social y económica alcanzó a todo el territorio nacional. Centrándonos en Andalucía y en Córdoba nos encontramos que el 9 de Mayo de 1898 la Capitanía General de Sevilla y Granada, por iniciativa de los Gobiernos Civiles provinciales y con la autorización del Gobierno de Su Majestad, declaró el estado de guerra[11] en toda la región. El objetivo era mantener el orden público, controlar determinada prensa, perseguir con dureza las manifestaciones no autorizadas, etc….en definitiva se trata de sustituir el Código Civil por el Código de Justicia Militar, mucho más duro e intransigente. La situación era delicada.
En toda la prensa de ese año aparecen noticias mezcladas de la Guerra de Cuba y Filipinas con noticias relativas a la crisis socio-económica que sufría el país.
En Córdoba capital, el mismo día que se declaró el estado de guerra se produjo un motín de cierta consideración en la ciudad. Habían subido el precio del trigo y del pan y centenares de mujeres y muchachos de los barrios más humildes recorrieron las calles gritando ¡abajo los consumos[12]! ¡Abajo el precio del pan!. Atacaron la oficina de la empresa arrendataria de consumos, asaltaron cuatro fielatos[13] de la ciudad provocando roturas, incendios y graves destrozos, interviniendo la caballería y la infantería de la Guardia Civil. Al final se bajó el precio del pan asumiendo el ayuntamiento y los mayores contribuyentes parte del precio. En la portada del citado Diario de Córdoba del día 10 de Mayo el corresponsal de Fuente Obejuna [14]da cuenta de que, ante las serias protestas de varias vecinas, el Alcalde ha tenido que suspender el envío de más de cien fanegas de trigo a Alicante. Se publicó un bando municipal prohibiendo la salida de trigo y de harina. Se trataba a toda costa de que no hubiera conflictos por la escasez o la subida del precio del pan. En la página tercera se informa de un motín en Bujalance de mujeres y muchachos solicitando la abolición de consumos y bajada en el precio del pan. En Linares hubo una sangrienta lucha con varios muertos y más de cuarenta heridos. Entre los primeros se encontraban el Alcalde y un notario.
Crisis obrera en Pozoblanco y Palma del Río

El miércoles 11 de Mayo el Diario de Córdoba, en su primera página, relata sucesos muy parecidos en Pozoblanco[15], donde una manifestación de mujeres y chiquillos gritaban con fuerza que se les diera trabajo, se bajase el precio del pan y se quitara el impuesto de consumos. El Ayuntamiento llegó a contratar hasta 500 jornaleros en la composición de caminos y logró poner de acuerdo a propietarios, tratantes de trigo y panaderos para rebajar el precio del pan. En Palma del Rio, después de días de tensa conflictividad, el asunto se arregló porque, por un lado, el Ayuntamiento dispuso dar raciones de pan y comestibles bien condimentados, á razón del número de familia que cada uno tuviera. Por otra parte se creó una tienda-asilo que facilitaba raciones de pan y cocidos a precios ínfimos.
Así pues lo ocurrido en Alcaracejos el 24 de mayo de 1898 fue una muestra más del fuerte descontento popular generalizado por la falta de trabajo, escasez y carestía de artículos de primera necesidad – sobre todo del pan – impuestos de consumos, pésimas condiciones de trabajo en las minas y en el campo etc. La vieja política de Cánovas y Sagasta habían proporcionado una falsa estabilidad, que basada en la corrupción política, impedía visualizar la miseria del pueblo, el mal reparto geográfico de una tardía revolución industrial, el caciquismo, el pucherazo electoral y el triunfo de una oligarquía económica y política, que favoreciendo a la burguesía vasca y catalana, se adueñó de casi todo el suelo productivo agrario español mediante tramposas desamortizaciones que generando improductivos latifundios y mano de obra barata en una extensa clase de jornaleros hambrientos y analfabetos. Ante tal situación, el Regeneracionismo se abría camino.




[2] En las elecciones generales celebradas en esa época, bajo el paraguas de la Constitución de 1876, no se conocieron los resultados de la abstención y era indudable la manipulación de los resultados que llevaron al Gobierno, una y otra vez, a liberales y conservadores. https://es.wikipedia.org
[3] La región más perjudicada por la pérdida de las colonias fue Cataluña y su industria lo que generó una considerable conflictividad social y un resurgimiento de la identidad catalana. En 1895 Sabino Arana fundó el Partido Nacionalista Vasco. En Galicia miles de hombres optaron por emigrar, principalmente a América, y también se vio impulsado un incipiente nacionalismo en una situación de malestar general.
[5] Andalucía y la repatriación de los soldados en la guerra del 98.Coordinado por Patricio Hidalgo Nuchera, profesor de Historia de América de la UAM.2010.
[6] Jesús Á Redondo Cardeñoso, “El turno de los campesinos: protesta social en la España Rural del cambio de siglo (1898-1923); Revista de História da Sociedade e da Cultura. Universidad de Coimbra (2012).
[7] Hernando Luna, Rafael; Hernando Fernández, José Luis “Estudios socioeconómicos: La aportación trágica de los trabajadores al desarrollo de la minería en la provincia de Córdoba. Grandes catástrofes mineras (1854-1918)”. (Real Academia de Córdoba, de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, 1999).
[8] Idem
[9] Idem
[10] Si en 1909 las asociaciones socialistas obreras españolas hicieron al Gobierno las siguientes peticiones, fue porque nada de esto pudieron conseguir a lo largo de los últimos 50 años.
1.- Jornada de ocho horas.2.- Salario mínimo de 3’50 pts. 3.- Supresión de agentes armados. 4.- Cumplimiento de las leyes sobre economatos, pago de jornales y hospitales. 5.- Inspección de las minas a través del Instituto de Reformas Sociales. 6.- Supresión del trabajo de mujeres y niños. 7.- Supresión de retenciones.8.- Adopción de medidas que eviten lo más posible los accidentes de trabajo.9.- Mejora de las condiciones de trabajo para los mineros de Almadén. 10.- Pensiones vitalicias satisfechas por las compañías explotadoras con destino a los mineros accidentados que quedasen inútiles. 11.- Inspección por una Comisión del Instituto de Reformas Sociales, en las que figure un Vocal obrero.
[11] Diario de Córdoba, de Comercio, Industria, Administración, Noticias y Avisos (10 de Mayo de 1898).
[12] Impuesto de consumos se llama así a un impuesto indirecto establecido en la España del siglo XIX. Fue ampliamente criticado por gravar los bienes de primera necesidad (comer, beber y arder): alimentos, bebidas alcohólicas, combustibles y sal. Protagonizó el debate político, económico y social dentro del liberalismo español. Se convirtió en un demonio para los contribuyentes, especialmente para las clases más modestas sobre las que se cebaba este impuesto. Los “consumos” llegaron a suponer el 60% de los ingresos en las arcas municipales. Algunos municipios lo cancelaron por presión de los vecinos.
[13] Oficina que existía antiguamente a la entrada de las poblaciones, donde se cobraban los impuestos por la entrada y salida de mercancías de consumo.
[14] Idem (10)
[15] Diario de Córdoba, de Comercio, Industria, Administración, Noticias y Avisos (11 Mayo de 1898).

martes, 28 de febrero de 2017

( I ) ALCARACEJOS: Huelga 24 de mayo de 1898 ¿Crisis del 98, solidaridad, problemas laborales?

Acción S.A. Minas de Alcaracejos firmada por su Presidente Juan
 Bailey Davies, el Vice-Presidente Pedro P. Gandarias y el Secre-
tario José J. Epalza (Junio, 1898).
El pasado 16 de noviembre de 2016 publiqué una entrada sobre la catástrofe minera ocurrida en Belmez el 17 de marzo de 1898: El pozo Santa Isabel “saltó por los aires” produciendo decenas de muertos y heridos. Allí afirmé que los desórdenes del 24 de mayo del mismo año sucedidos en Alcaracejos fueron debidos, mayormente, a la solidaridad con los accidentados y familias. Advertido por [1]Antonio Mª Cabrera de que las principales razones fueron el ambiente general de crisis del 98[2] y problemas entre mineros y empresas, y tras facilitarme algunas pistas, he ido elaborando a lo largo de estos tres meses una información más completa y detallada para intentar explicar a qué se debió todo aquel jaleo. Hubo manifestaciones, gritos, encontronazos con la Guardia Civil, detenciones, tiros, heridos etc…Realmente fue una tremenda jornada de protesta y todo indica que la tragedia ocurrida en el Pozo Santa Isabel de Belmez el 17 de marzo de 1898 no tuvo nada que ver, como aseguran algunos autores[3]. La razón de aquel tremendo follón se debió, mayormente, a los legítimos deseos de mejora de unos mineros que estaban siendo explotados en sus trabajos por los grandes capitales de la época. Los mineros exigieron algo más de dignidad, mejores condiciones, algo más de sueldo para ellos y sus familias y todos y todas se lanzaron a la calle para pedirlo. A todo esto se sumó el ambiente general de crisis y desánimo que vivió el pais en esa época.
La justificación que he elaborado de todo esto es algo larga pero entiendo que debe ser así. Por esta razón he tenido que dividir mis argumentos en tres partes (I), (II) y (III) que irán apareciendo correlativamente.
Como primer punto trataremos de poner de manifiesto que en 1.898 (I) Alcaracejos tenía una enorme relación con las minas y actividades satélites. El pueblo y una buena parte de sus habitantes dependían directamente de fuertes capitales y poderosos propietarios / concesionarios. Para llegar a esa conclusión nos basamos en los siguientes puntos:
  • 1.      En 1.892 Cabronero y Romero[4] publica la “Guía de Córdoba y su provincia”. Aparte de otros muchos datos sobre el pueblo [Alcaracejos], habla con claridad de la explotación de minas de sulfuro de plomo. Además conocemos nombres y apellidos de cinco carpinteros y de seis herreros, profesiones muy relacionadas con el sector minero.
  • 2.      El 6 de marzo de 1.898[5] LA ÉPOCA, publicó un escrito / noticia para dar cuenta de que en la provincia de Córdoba se había formado una Asociación local de mineros para defenderse del monopolio de la venta de explosivos. Dicho monopolio estaba causando grandes estragos en las empresas mineras de la provincia. En el escrito aparecen firmando dos personas ligadas a Alcaracejos: Arturo Taylor, director de las Compañías mineras «Anglo Vasca» y «La Argentífera», presidente de la Junta minera de la provincia y director también de la Mina Demetrio y A. Carmú, administrador y representante de las minas del «Sindicato de Alcaracejos». La presencia de dos personas ligadas a Alcaracejos vuelve a poner de manifiesto la importancia de sus minas y de los capitales allí invertidos.
  • 3.      El 14 de marzo de 1.898 se constituyó en Madrid La Unión Minera de España, reuniendo a treinta y seis instituciones entre agrupaciones y empresas dedicadas o relacionadas con la minería. Dicha “Unión” recogía a la flor y nata de la minería española. Curiosa y sorprendentemente a este evento se adhieren, con sus firmas, el Sindicato de las Minas del Guadiato y el Sindicato de Alcaracejos, señal inequívoca de la importancia de las minas del Norte de la provincia de Córdoba en esa época. Aclaro que bajo el nombre de Sindicato están las empresas propietarias o concesionarias de las minas.[6]
  • 4.      Los emprendedores vascos apostaron por la Sociedad Anónima << Minas de Alcaracejos>> y esto no fue por amor al arte ni por casualidad. Era porque las minas de Alcaracejos ofrecían garantías para ganar dinero. <<[7]Como ejemplo de la constitución de sociedades mineras  fuera de Vizcaya  y de la participación de grupos diversos, puede citarse el caso de la Sociedad Anónima "Minas de Alcaracejos», constituida el 3 de junio de 1.898, - aunque estamos seguros de que la operación comenzaría a gestarse con bastante anterioridad-. La fundaron los siguientes siete empresarios: Juan Bailey Davies, Pedro P. Gandarias, Guillermo Goitia, Alfonso Etchats, José Lequerica, Pedro Mac Mahón y José J. Epalza. El capital escriturado  era de tres millones de pesetas, de los cuales uno aportaba Juan Bailey
    Davies sin desembolso en metálico, sino con la entrega de minas de su propiedad, que trabajaría la empresa. Los demás aportaban cada uno 333.500 ptas>>.
  • 5.      Algunos datos sobre el complejo Demetrio son significativos. En el blog cuyo enlace anotamos al pie[8], podemos leer que: “En 1892 la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya (SMMP) expidió 20.000 Tm de plomo, llegando a absorber en 1893 a la Compañía Hullera y Metalúrgica de Bélmez (CHMB), su principal proveedora de combustible (carbón). Se inició así una rápida expansión que le llevó en 1894 a fundir los plomos de la Compañía Minera del Horcajo, los de las minas de Demetrio, San Rafael y Terreras, añadiendo en 1896 la producción de la Mina Llerenense”. Por otra parte Rafael Hernando Luna[9]nos explica que “En el referido grupo Demetrio – en 1.895 – trabajan 255 obreros en el interior de la mina; en el exterior, en el taller de preparación mecánica, lo hacen 100 hombres, 25 mujeres, y 25 niños. Un año después, el total de hombres empleados en Demetrio es de 600, y el valor de la producción alcanza las 547.500 ptas. En 1897, el número de obreros asciende a 800, cifra que se incrementa hasta llegar a 1.000 en el año 1898”. Sigue diciendo: “El rápido aumento del pueblo obrero habría de incidir muy negativamente en las condiciones de vida de los trabajadores; de todas formas, la mayor parte de éstos residían en las localidades próximas de Alcaracejos y Villanueva del Duque”. Por las estadísticas de la Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía sabemos que en 1897 había en el pueblo 1.766 habitantes. A tenor de ese censo y con los datos aportados por Hernando Luna podemos concluir que un elevado porcentaje de la población dependía de las minas. Además existían en el término de Alcaracejos otras explotaciones, tales como “Sur”, “España”, “Tres Naciones” etc….

Seguramente podemos buscar más y más datos – y estoy seguro que los habrá - pero considero que los cinco puntos aportados nos permiten afirmar con rotundidad que Alcaracejos y Villanueva del Duque, juntos con sus respectivos términos, fueron un núcleo minero de considerable importancia en la última década del siglo XIX.



[1] Profesor de I.E.S., en activo, Biología y Geología. Su afición está centrada en la minería del plomo de la Edad Contemporánea en Villanueva del Duque y Alcaracejos, aunque también ha ido recopilando información sobre la minería, en general, de la Comarca de Los Pedroches.
[2]En la opinión pública afectó muy negativamente la pérdida de Cuba y Filipinas, derrota ante Estados Unidos. La Restauración iniciada en 1875 estaba en fase terminal, fase de agotamiento. España estaba aislada internacionalmente. Interesadamente se identificaron los errores de sus gobernantes con el fracaso histórico de un pueblo. Ambiente nacional de decadencia.
[3] José Manuel Sanchis, “La catástrofe en la Mina Santa Isabel – Belmez, 1898”; HASTIAL, 2013 V3: 101-172 y Manuel García Parody (2009): El Germinal del Sur “Conflictos mineros en el Alto Guadiato (1881-1936)” – Págs 66-67.
[4] (1.891) - Cabronero y Romero, Manuel.
[5] LA ÉPOCA, 6 de marzo de 1.898. LA ÉPOCA fue un periódico conservador vespertino, publicado en la ciudad de Madrid entre 1849 y 1936.
[6] Esta información puede ampliarse en el periódico LA ÉPOCA del jueves 24 de marzo de 1.898.
[7] Montero García, Manuel. “Modernización económica y desarrollo empresarial en Vizcaya, 1890-1905”. Ekonomiaz, 1.988; 9-10, págs 225 - 254 -.
[9] Hernando Luna, Rafael; Hernando Fernández, José Luis “Estudios socioeconómicos: La aportación trágica de los trabajadores al desarrollo de la minería en la provincia de Córdoba. Grandes catástrofes mineras (1854-1918)”. (Real Academia de Córdoba, de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, 1999).

jueves, 19 de enero de 2017

Guerra Civil en Alcaracejos: fosas comunes

Cruz que indica la fosa común en "Mina Vizcaya"
                 Alcaracejos era un pueblo demasiado pequeño para soportar tanto horror, tanta miseria y tanto dolor como soportó. La Guerra Civil nos pegó demasiado fuerte y las consecuencias para todos fueron horribles, pero creo que - es mi opinión – a pesar de tanto sufrimiento  la mayor parte de nuestros padres y abuelos aprendieron la lección y juntos decidieron apostar por la convivencia aunque fuera de manera implícita. Eso permitió que nuestra etapa de niños – en la postguerra - pudiéramos vivirla, dentro de lo que cabe, como tales. Con total seguridad que en la década de los 40, 1940 a 1950, hubo situaciones y episodios desagradables, sobre todo para los perdedores, pero a pesar de eso y de carencias de todo tipo nuestros mayores supieron salir adelante. En las calles y en la escuela todos los niños jugábamos juntos. Las escuelas eran escuelas del régimen, eso está claro, pero nunca vi a un maestro discriminar a un niño ni en positivo ni en negativo a causa de la adscripción política de su familia. Las escuelas eran del régimen, pero las calles del pueblo eran de todos y todos los niños pudimos expresarnos con total libertad. No fue lo mismo para los mayores. Supongo que como en todos lados hubo algunas represalias: gente fichada, gente en la cárcel, gente con problemas políticos y gente que se tuvo que ir del pueblo. De todas formas en esta entrada no analizaremos este asunto así que lo dejo estar. En cualquier caso yo fui un niño feliz en el Alcaracejos de los 50 y 60 y también vi felices a los niños y niñas con los que jugaba en la calle y en la escuela. ¿Quién hizo más méritos por la convivencia? No lo sé. Supongo que a partes iguales pero los beneficiados fuimos todos, especialmente los niños. Ahi se empezaron a sembrar las semillas de la Transición  aunque
Lápida en Mina Vizcaya (1967)
es cierto que tardó demasiado. Mi reconocimiento a todas las familias, personas e instituciones, de derechas o de izquierdas, que durante años se esforzaron – y se siguen esforzando - por unir y por conseguir un Alcaracejos mejor. 
Sirva esta introducción como inicio de la entrada relativa a las fosas comunes que la Guerra Civil provocó en el pueblo. Que yo sepa hay tres que indican lugares donde cayeron paisanos: dos recogen los restos de víctimas del bando nacional y una – al parecer deslocalizada – a víctimas republicanas. Esta es la segunda entrada – y última – sobre “Cruces en Alcaracejos como vestigios de la Guerra Civil” . 
Es la Junta de Andalucía, en su web sobre Mapas de Fosas de la Guerra Civil, la que recoge lo siguiente sobre estas tres fosas:

“No se ha podido localizar, mediante coordenadas UTM, la fosa común [de víctimas republicanas] del municipio de Alcaracejos. Resulta difícil la ubicacón de la fosa común en el término municipal de Alcaracejos, aunque según datos que 
hemos podido obtener del Registro Civil, todo parece indicar que podría haber alguna en el Cementerio de la localidad, al menos de una parte de las víctimas, puesto que de las restantes, al ser inscritas en los años 80 nos dan la información de que fallecieron en el término municipal pero no nos sitúan el lugar de enterramiento. También se conoce la localización de dos fosas a unos 4 Km. de la localidad por la carretera a Córdoba [N-502 a la izquierda], donde hay enterrados víctimas del bando nacional, que fallecieron mientras el pueblo seguía bajo control de la República. Los que eran hechos prisioneros en la localidad los trasladaban y los juzgaban en Pozoblanco o Peñarroya y alli los fusilaban. Fallecieron según el Registro Civil 32 personas, pero casi todas ellas en acción de guerra como soldados republicanos, no como consecuencia de fusilamientos. De ellas, 6 están enterradas en el interior del cementerio de la localidad, el resto no indica el lugar de enterramiento.”
Plano de fosas comunes en Alcaracejos
          Desgraciadamente lo indicado por la Junta de Andalucía  es lo único que se sabemos sobre la fosa común con víctimas del bando republicano. Sobre las dos fosas de víctimas del bando nacional podemos apuntar algunos datos más. 
      Como indica lo publicado anteriormente, yendo hacía Córdoba, N-502, casi al final del Km 370 y poco antes de iniciarse el 371, a la izquierda, desde la carretera, se puede ver una cruz acompañada de alguna construcción tipo minera de la zona. A su lado, hay un gran esqueleto de columnas de un edificio que nunca llegó a ser. A la derecha hay un tramo de carretera antigua que podemos utilizar como cómodo aparcamiento. Descendemos del coche, cruzamos la carretera y podemos visitar, con cuidado porque hay mucha maleza, hondonadas, piedras etc…., el citado lugar (Latitud N à 38º 20’ 20.65’’;; longitud O 4º 58’ 39.16’’ http: //signa.ign.es). En la foto se puede apreciar una especie de casita con tejado. Las paredes de la casita eran los muros del camuflado pozo de la mina conocido como “Vizcaya” que es la tumba colectiva. En los años 60 y 70, la casita tenía sus paredes repelladas y encaladas y en su cara sur había una lápida de mármol blanco con las letras en negro. Decía así: “CAMINANTE: Cuando pases por este lugar sagrado eleva una oración por el alma de los que dieron su sangre generosa por salvar a España”. Debajo de ese epitafio / ruego estaban los nombres de las 13 personas muertas (es posible que alguna más pero no se ven). Termina la relación con la fecha del 21 de agosto de 1.936 aunque algún autor cita la fecha del 28. Esta lápida fue rota con un objeto contundente, posiblemente un mazo, en un par de ocasiones y los familiares de los difuntos volvieron a reponerla. Después, creo que en la década de los 90, se sustituyó por una de mármol blanco en la que aparecen 17 nombres y la misma fecha: 21 de agosto 1.936. En fotos recientes se ve con claridad que el tejadillo de la casita se ha hundido por completo y en las paredes son visibles los ladrillos y las piedras 
Lápida y Cruz en la Mina España
(Gentileza de Juan Francisco Peralbo)
de granito y pizarra. El paso del tiempo ha hecho mella y en el suelo podemos observar trozos de mezcla y cal.
         Muy cerca de este lugar, unos 300 metros hacia el norte, existe una segunda cruz que indica la mina “España”. En la madrugada del 28 de septiembre de 1936 fueron asesinadas otras catorce personas y allí yacen sus cuerpos. No se ve desde la carretera y está en un recinto privado vallado y cerrado.
     
        Estos tristes lugares forman parte del patrimonio y de la historia del pueblo y nos deben recordar cosas que nunca jamás deben volver a ocurrir. Han pasado 80 años desde aquellos penosos acontecimientos y se han escrito cientos de libros y miles de páginas sobre una Guerra Civil que nos destrozó. Raro es el pueblo que no tiene un libro - o varios- sobre lo ocurrido en la “Guerra”. En Alcaracejos, por razones que se me escapan, no es así y no conocemos relatos escritos y documentos que cuenten lo que aquí ocurrió. Sin embargo Alcaracejos tiene una historia no escrita. El tiempo verá si sale a la luz. Con total respeto por todas las víctimas y sus familiares, he intentado aportar algunos datos evitando valoraciones personales que no vienen al caso. Sigo pensando que un pueblo sin relato, no es un pueblo….¡ Es por esto por lo que escribo!.