martes, 15 de mayo de 2018

Entrevista Rafael Fernández Fernández

Rafael, abril 2018
            Entrevistamos hoy a Rafael Fernández Fernández, Rafa “Fotos” para amigos y conocidos. La palabra “Fotos” no es ningún apodo, sólo es indicativa de una de sus mayores aficiones. Rafael nació, en la casa que sus padres habitaban en la Calle Nueva nº 38 – hoy 34, el 15 de octubre, día de Santa Teresa, de 1959 en Alcaracejos. Sus padres Germán y Ana ( ) tuvieron otra dos hijas Cati y Ana Mª. Pertenece a una familia bastante numerosa: hace cinco años organizaron la “Reciada 2013” y se juntaron más de setenta personas. Por lo que conozco Rafael es una persona afable, tranquila y servicial. Muy comprometido con su pueblo y con sus tradiciones. Colaborador habitual en fiestas y celebraciones. Es persona que no se aburre nunca y, como podremos apreciar a lo largo de esta entrevista, tiene una personalidad rica que la manifiesta en las diferentes actividades que realiza. Su buena disposición para esta conversación ha sido total, cosa que le agradezco de corazón. También puedo certificar que tiene buena memoria.
       La entrevista la realizamos a lo largo de dos fines de semana del pasado mes de abril y, en mi opinión, es de interés para todos los mojinos y personas interesadas por el pueblo.

Cortijo "Casa el Cura". La familia completa (1966)
       Te criaste en la sierra….? ……en el pueblo? Yo me crie en la sierra, en las Cuatro Casillas, hoy Camino Falda de la Sierra. Era un cortijo heredado por mi padre por parte de abuela, Catalina Sepúlveda Rodríguez. La casa es muy sencilla: dos habitaciones, salón, cocina, cuadra, pajar y una “enramá”. A pesar de los años no hemos hecho ninguna obra. La luz va por placas solares y el agua la cogemos de un pozo nuevo que hicimos mi padre y yo de 4 – 5 m. de hondo, a unos 100 m del cortijo. Es una zona de mucha agua y casi se toca con la mano. El agua baja a la casa por la propia inclinación del terreno. Recuerdo que mi tía estaba en “Cortijo el Cura” o “Casa el Cura”, cerca de la mina del chaparro barrenado y desde las Cuatro Casillas íbamos a la matanza. Mi padre nos transportaba metidos en las aguaderas de la mula y lo pasábamos muy bien. Una vez el Cuzna iba muy lleno, había llovido mucho, y un puente – de piedra y cemento- que hay algo más abajo del Coto iba cubierto por completo. Sólo sobresalían un poco unas piquetas que estaban clavadas en él y no pudimos pasar.
       ¿A qué se dedicaban tus padres? Mi padre trabajó en la Mina del Puerto que era de baritina y plomo. También se dedicó al campo: olivos, sementeras….animales pocos, algunas ovejillas. Mi madre era la que llevaba la casa. Recuerdo que me gustaba ayudar a mi padre en todas las tareas del campo: He trillado, he segado, he cargado haces de cebada, he llevado sacos al molino…
       ¿Cómo era tu casa en el pueblo? Mi padre compró una casa en la calle San Sebastián, núm 5, antes General Mola. Era una casa igual que otras muchas del pueblo: abovedada, con tres habitaciones, la cocina en el segundo cuerpo a la izquierda, empedrada por el centro y con su buena cámara arriba. Al final estaba el corral.
Interior escuela Puerto Calatraveño. Con sus
hermanas Cati y Ana Mª. 1065 - 66
       ¿Con quién jugabas? ¿Quiénes eran tus amigos? ¿A qué jugabas? ¿Tu juguete preferido? En la sierra jugaba con mis primos, los hijos de mi tío Marciano, hermano de mi padre. En la memoria guardo unas latas de sardinas: iban atadas formando una especie de tren. Era una alegría poder jugar con mis hermanas. También echaba buenos ratos con los compañeros de la escuela. Los juegos eran los normales de la época: piola, al esconder, cebolla, al corro (con las niñas), trompo, los cartuchos (Virgen de Guía), bolindres etc…Todos los juegos necesitaban mucho ejercicio físico. Como algo especial, que me encantó, puedo mencionar un porta – aviones de chapa que me compró mi madre. Antes los juegos de los niños salían muy baratos pues se jugaba con objetos sencillos (cartuchos, bolindres, piedras, trompo, pelota…) ahora todo esto ha cambiado bastante.
       Sé que fuiste a la escuela del Puerto Calatraveño. ¿Nos puedes comentar algo sobre esa escuela, tus compañeros, maestros….? Pues sí, fui alumno de la escuela rural del Puerto Calatraveño. Tengo una foto con mis hermanas en el interior de la escuela. Debió ser, más o menos, en 1965 – 66. Esa escuela hizo una buena labor. Iba gente de los cortijos, de la mina y del Cerro Sordo. “En invierno llevábamos botas de agua y capote”. Allí estuve con Dª Mª Carmen Portero Muñoz y al principio la llevaba su marido, Pepe Caballero, con una Vespa. Luego Dª María se compró un Seat-600, que pronto sustituyó por un Simca-1000 verde, e iba recogiendo alumnos por la carretera: en el Ventorro Gaspar recogía a la Pili del “lobo”, al pasar el Cuzna a los sobrinos de Jesús – que trabajó con el carro de basura - y en la Venta Durán a un muchacho de Villanueva del Duque. Otra gente iba andando, como la Carmen de la Ascensión de Doñas que estaba en el cortijo de Miguel Nieto. “Mis hermanas y yo, mis primos y otros niños de las Cuatro Casillas hacíamos casi tres kilómetros para ir”. Me acuerdo que el “Arroyo las burras” tenía un puente de palo y un día se lo llevó el agua. Nos tuvimos que volver al cortijo y mi padre con la mula nos pasó al otro lado. Después cada cual tiró para su sitio. Años más tarde, en el pueblo asistí a unas clases que se llamaban “permanencias”. Estuve con Dª María Sánchez y con D. Miguel Santos.
Los tres hermanos en el Cortijo de la Sierra
de su padre. La foto es del "Magne" (1969)
            Todos los domingos el párroco, D. Jesús Fernández Palomo, iba a decir misa en el local de la escuela y una vez hasta hicimos una procesión por la carretera con la Virgen del Carmen.
        ¿A qué edad empezaste a trabajar? ¿Haciendo qué? Con 16 años me fui con mi hermana Cati a la vendimia. Serían los años 1976 -77. El primer año estuvimos en Villarrobledo y el segundo en Pozohondo (Bodega Casa Maikel), ambos en Albacete. Fuimos con gente de aquí y de la Añora. Dormíamos en una gran nave con literas laterales, hombres y mujeres separados, aunque también había habitaciones para matrimonios. Con nosotros vinieron Santiago y la Kika (Francisca), la hija de Fuencisla y Pablo, Benjamín Franco, mi primo Juanito, etc…También por esa época trabajé en la aceituna con Francisco “Junquito” que era el manijero. A los 18 años me saqué el carné de conducir para turismos.
       Hiciste el servicio militar en…¿Estuviste con algún paisano? Estuve en Colmenar Viejo de recluta haciendo el campamento, desde allí se veía la nieve en la Sierra de Guadarrama. Luego me destinaron a Getafe, al cuartel. Fui conductor. Normalmente no se salía de Andalucía, pero en el sorteo me tocó Madrid. Allí tenía a mi tía María, hermana de mi madre. En 1981, gracias a un teniente de Fuente Tójar, que me ayudó mucho, me saqué el carné de primera para conducir camiones, aunque luego manejaba un “wylli” (un jeep) para trasladar a jefes y oficiales a Madrid, a otros cuarteles, maniobras etc…Al final conseguí el pase de pernocta y dormía en casa de mi tía en Leganés.
            Personalmente te veo como una persona inquieta, polifacética, activa...una persona de la que se puede aprender. Intuyo una viva personalidad y ese rostro tranquilo y apacible trasluce inquietudes y  curiosidad.  Vamos a ir analizando algunas de tus variadas facetas.

       Sé que perteneces a la Hermandad de la Virgen de Guía desde 1986. Cuéntanos. Me apunté por unos amigos y cuando murió Miguel Villanueva entré por él. Desde 2001 estoy de Secretario. Antonio Ranchal quería dejarlo y nadie quería ocupar ese cargo. Hubo una reunión en casa de Miguel
La familia: "Reciada 2013", unas 70 personas
Alfaro. Yo exigí una votación y salí elegido por mayoría absoluta. Para mí es un privilegio y un orgullo servir a la Hermandad y haber sido su Capitán en el 2018. Yo me acojo mucho a “Ella”. Le tengo gran devoción.

       Corresponsal del Diario Córdoba. ¿Puedes explicarnos como fue eso? Me nombraron informador / reportero en 1988-89. Hubo un curso de foto y prensa en Pozoblanco, estuvo organizado por la Diputación. Vinieron Ladis y Rafael González Zubieta y me apunté: ahí ocurrió el nombramiento, junto con Paco Sicilia, que es de Pedroche. Al principio las crónicas de fútbol las enviábamos por teléfono. ¿Qué tipo de noticias remitías al periódico? Mandaba bodas, información sobre fiestas locales, algún bautizo, noticias sobre emigrantes en Cataluña, fútbol local….Recuerdo que una vez encontramos un búho con un ala rota por el Cuzna. Lo devolvimos con la intervención del ICONA. Lo contamos y el diario lo publicó.

       Fotógrafo: ¿Desde cuándo tu afición a la cámara? Mi primer contacto con las fotos se remonta a mi niñez en el cortijo. El “Magne”[1], de vez en cuando, iba con su Vespa por allí. Siempre hacía alguna foto. Aquello me llamó la atención. Mi primera cámara la tuve cuando fui quinto. Fue una Kodak que hacía las fotos cuadradas en blanco y negro. Éramos 26 quintos así que del cliché[2] tuve que sacar 26 copias. Creo que tengo guardados todos los clichés y luego los CD’s, así que tendré miles de fotos. Una foto a la que guardo cariño, quizás la mejor, es una que hice del Parque de la plaza Andalucía, con los bancos. Antonio Mansilla, alcalde, hizo una ampliación enorme, de 2m x 1’5 m. Cuando la vi tan grande, me emocioné. No me gusta hacer fotos con el móvil porque no tienen calidad y además se pueden perder….para algún imprevisto sí lo utilizo.

       Donante de sangre: ¿Por qué? ¿Cuándo surgió ¿ Cuantos años llevas de donante? Creo que mi primera donación fue en la mili. Pronto haré 40 años. Creo que es una buena labor y me gusta. Hace años me dieron un diploma, luego un pin y recientemente me han entregado un cordobán. En el pueblo hay un grupo importante de donantes.

       Sabemos qué bailas jotas y llevas la música popular muy dentro. ¿Te lo pasas bien? ¿Cómo nació ese grupo de baile? Estábamos unas parejas que nos gustaba bailar. Se organizó una escuela de baile por el Ayuntamiento en la Mancomunidad y colaboramos bailando jotas en Los Coloquios. Durante un tiempo estuvimos acompañados por el grupo Alcaria. Luego vino de Córdoba el Grupo San Rafael y nos enseñaron a bailar mejor. En principio bailábamos en el pueblo y poco a poco nos fuimos acompañando de instrumentos tradicionales: eran los útiles de uso en las cocinas de los cortijos y otros: lavadera, almirez, sartén, botella de anís, etc…El pasado 14 de abril estuvimos en Conquista, el 15 en Belalcázar, el 29 de abril en la Residencia de Añora. También hemos bailado en Las Cruces de mayo. Bailar jotas es una costumbre que no deberíamos perder, además se pasa muy bien.
José M. Villanueva; José M. Santos; Antonio Escribano y
Rafael Fernández (Marzo 2013). Cochera de su primo Juan Fdez.

       ¿Qué nos puedes decir de tu actividad como cronista? Me nombraron cronista del pueblo en 1986, siendo alcalde Antonio Mansilla. Podría decirse que soy más cronista gráfico que escrito. Al principio escribía más. Ahora mi colaboración casi que se reduce a colaborar en el Programa de Feria.

       ¿Tienes miedo a cumplir años? No. Como no hay pared que esto lo pare….pues p’alante.

      ¿Qué fiestas del pueblo te gustan más? La Navidad es bonita, pero resulta demasiado triste pues siempre te acuerdas de los que ya no están. Prefiero la Semana Santa y pasarla en el pueblo. A veces hemos dicho de ir a otro sitio pero no nos acabamos de decidir.

       ¿Tu tiempo libre lo empleas en…..? No tengo tiempo libre. Siempre estoy haciendo algo.

       ¿Qué opinión tienes de los jóvenes de hoy? Hay de todo….en general creo que van bastante a su bola.

       ¿Qué viaje te gustaría hacer? Por su historia y por ser el centro del Cristianismo me gustaría visitar Roma. Podría haber ido este pasado mes de abril, pero no cuadró. También me llama la atención ir a Nueva York. Ver la estatua de la Libertad tiene que ser impresionante.

       ¿Algo que según tú haga falta en el pueblo? Pues mira echo de menos un cine. Cuando ponen películas en el Santo, en la explanada del Silo o en el patio del Ayuntamiento la gente acude. Ir al cine es una actividad social y cultural que personalmente me gusta. Lo paso bien.

            Terminamos. La entrevista ha transcurrido con naturalidad, con una sencillez que lo define. Con su conversación, tengo la sensación de haberme paseado por una dehesa de verdes encinas que transmiten buenas vibraciones, calman el espíritu y dan seguridad. Me confirmo en su tremenda generosidad si lo tratas por derecho, es un enamorado de su pueblo y firme defensor de sus tradiciones…además de su enorme humanidad. Al menos, a mí, así me lo parece.

            Por mi parte sólo me queda agradecer su colaboración en este blog y animarlo a seguir trabajando por un Alcaracejos más conocido, por un Alcaracejos mejor….Cosa que estoy seguro que seguirá haciendo. ¡Gracias Rafael!.
Dia de la matanza (Foto: Cope Pozoblanco 2014)




[1] Miguel García Moreno, “El Magne”, fotógrafo de Peñarroya – Pueblonuevo.
[2] Tira de película fotográfica revelada, con imágenes en negativo.

jueves, 15 de febrero de 2018

Alcaracejos, 7 marzo 1962: Un gran partido de fútbol


              
Alcaracejos: Equipo de los estudiantes con árbitro, madrina y maestro organizador del encuentro.
                Desde que empecé a tener uso de razón, allá por el final de los 50, observé que el fútbol ha estado muy ligado con Alcaracejos. En las ferias siempre se celebraba alguna competición
[1] entre pueblos de la comarca. La camiseta del Alcaracejos C.F. era roja y el calzón azul, como la selección española y el actual equipo local C.D. Mojino (https://www.facebook.com/search/top/?q=cdmojino%20alcaracejos
) . Entonces los jugadores adultos[2] eran Evaristo que jugaba de portero, Ortas, José y Pedro Pérez, Juanito el de la Esperanza, “el cano” Martín, Pedrajas, Manolo Valverde, Cirilo Simancas,…..Más tarde vinieron Antonio “el sevillano”, Miguel Rodríguez, Juan Peralbo, Luis Rodríguez que tuvo taberna de vino añejo...y muchos más.

               En esa época existía ya el Campo de Deportes de San Isidro[3] y es ahí donde está hecha esta foto en 1962. Corresponde a un partido de fútbol jugado entre “los estudiantes” y un equipo de “no estudiantes”, ambos de Alcaracejos, el día de Santo Tomás de Aquino, patrono de los primeros, que se celebraba el 7 de marzo[4]. En ella podemos ver al equipo de los futbolistas estudiantes, todos niños. Están flanqueados por dos adultos, Jesús y D. Antonio Cañero, árbitro del encuentro y maestro organizador del evento, respectivamente. La chica es Basi Suárez, compañera de estudios y madrina del encuentro. Me han contado que se jugaron un banderín que había bordado alguien del pueblo. Ganaron los estudiantes por 4- 3 y el banderín estuvo durante años adornando el aula en la que D. Antonio Cañero nos daba clase. Al parecer las camisetas se compraron por medio de la O.J.E.[5] y eran de color verde y blanco, como las del Córdoba C.F. Hubo un intento de comprar camisetas del Elche C.F. por ser muy vistosas y gustarle a la gente de entonces, pero resultó imposible conseguirlas en aquella época. Como los jugadores eran muy jóvenes, el maestro consideró oportuno jugar el partido a lo ancho, ocupando parte de la mitad norte del mismo. Se pintó el campo con un poco de cal y palos verticales, sin larguero, sirvieron de porterías lo cual generó un montón de problemas al árbitro.

               El primero por la izquierda es Jesús, vestido de paisano con camisa blanca y pantalón oscuro, trabajaba en la barra del casino y era un forofo del Barça. Le encantaba el fútbol. A su lado Antonio Gil, portero, mi compañero de pupitre en la escuela e hijo de D. Francisco Gil, maestro. Por razones familiares y de estudios, después de morir su padre, Antonio y su familia se trasladó a Córdoba y luego a Sevilla. A continuación está Manuel Gómez Fernández. Sus padres tenían un bar en la carretera, El Brillante. Allí íbamos a ver los programas infantiles de la tele. Después viene Manolo Tavera, más corpulento, seguramente que jugaba de defensa, era hijo de Manuel Tavera, brigada de la Guardia Civil. A su derecha aparece Tony, hijo de Joaquín Suárez que tenía una panadería en la calle Ramón y Cajal. Basi Suárez, la única chica, hija de Eufrasio, Secretario en el Ayuntamiento. Al lado de Basi está Pepe López Navarrete, luego maestro y motor cultural de Alcaracejos a lo largo de décadas. Afortunadamente hoy día lo sigue siendo. Pepe Gil, hermano de Antonio Gil es el último jugador de la derecha que está de pie. D. Antonio Cañero, maestro con chaqueta, corbata y gafas se sitúa detrás de los jugadores.

               La foto está tomada en la portería Norte del campo de fútbol, inmenso para nosotros porque allí jugaban “los grandes”. Se ve una puerta que utilizábamos para recoger los balones que se embarcaban - salían fuera del campo - y no tener que dar una vuelta tremenda para recuperarlos. Detrás de esa puerta estaba la era del tío Miguel, marido de mi tía Araceli. Allí había un pozo y al recoger la pelota aprovechábamos para beber algo de agua y refrescarnos.

Los jugadores que aparecen agachados, en cuclillas, de izquierda a derecha son: Antonio Ramírez, Pedro Mengual, mis primos Sebastián y Rafael Muriel y Luis Rayego, primo de Ramírez.

              
Alcaracejos: Equipo de los "no estudiantes" también con madrina, maestro y árbitro.
                 Gracias a la gentileza de Santiago y Beli, su esposa, podemos aportar la foto del equipo contrincante, adjetivado como “no estudiantes”. De izquierda a derecha podemos ver de pie a: Juan José (Martinito el de la Oliva) de portero, Ramón Ferrer, Taquillo, Juan Martín Rodríguez (Juanito de los posaderos), Cubero (su padre vendía helados) y José Muñoz Ayala (José el de la pastora porque su madre lo era). Agachados, también de izquierda a derecha están: Manolo Triviño, Paco “el de Aquino”, Santiago Rodríguez Mansilla que fue el capitán, Germán Fernández Caballero y José Ruiz López (Pepe el del molino). Acompañan Basi Suárez, D. Antonio Cañero (Maestro) y Jesús “el del casino”.

               Me cuenta Santiago que aquel partido lo jugó “de milagro”. Ya en ese tiempo estaba en el Ayuntamiento para recados y cosas similares. Pidió permiso para ir a jugar el partido y no se lo dieron. Esto le sentó fatal, dada su enorme afición al fútbol y a lo extraordinario del partido. Mira por dónde le mandaron a la calle para recoger unas medicinas y la moto de Claudio. Ahí Santiago lo vio claro y se dijo: “Esta es la mía. Me voy al campo, juego unos minutillos del partido y luego hago los recados”. Vamos que se escapó. Los minutillos se transformaron en el partido completo y a su término Santiago hizo los encargos llegando sudoroso y agobiado al Ayuntamiento. Claudio, socarrón, le preguntó que si pesaba mucho la moto – la tuvo que traer empujándola – a lo que Santiago asintió. Terminó en el despacho de Eufrasio, Secretario del Ayuntamiento, confesando que había jugado el partido completo y aguantando – lo mejor que pudo – la riña/sermón que procedía en un caso como ese.

               Tenemos algunas referencias de otros jovencísimos jugadores de aquellos años: Cómo no recordar a los hermanos “viseños”, Silvio que jugaba de portero y Pepe que tenía un toque y una clase muy especial; Pepe “el de Chaparro” que vivía en la calle San Isidro, 18. Hablando con unos y con otros hemos recuperado más nombres: Juan Marín que vivía frente al actual Hostal “Las tres Jotas”, cerca del cruce; Paco Moraño también de la calle San Isidro; Joaquín “el cuñao” de la carretera; Alfonso Torralbo, también de la carretera; Alejandro “Chinesco” hijo de la Evangelina que tenía un kiosko de chuches, Pepe Arrabal y con seguridad citamos a los “Estrada”, Pepe, Juan, y Paco. Es seguro que olvidamos a otros muchos nombres pues en el pueblo había tantos equipos como barrios: destacaban los equipos de “la plaza”, el de la calle “regiones” y el de “la carretera[6].

               Creo que a ninguno de los protagonistas de estas fotos se le pasó por la cabeza que formarían parte de la historia de Alcaracejos y de Los Pedroches, pero ahí están. Ahí están algunas de las raíces de todo lo que ha venido después, incluido el C.D. Mojino que echó a andar en el 2015 – 2016. Me gustaría que estas líneas animaran a alguien, con más afición que yo, a recuperar la historia del fútbol en el pueblo de los últimos 50 – 60 años porque el deporte y las competiciones también forman parte de nuestra cultura.
1964 - 65 Equipo mixto de estudiantes y no estudiantes, lo que indicaba una
buena relación: todos eran amigos a los que les encantaba jugar al fútbol **









[1] Ver programas de Feria años 50 y 60.
[2] Todas son referencias orales y es difícil ajustar fechas. También resulta difícil recordar todos los nombres. Evaristo, nació en 1930  y José Pérez en 1928 ….quiere esto decir que las edades de los jugadores estaría entre los 20 y 25 años, más o menos.
[3] Me dice mi primo Sebastián que ese campo fue construido a instancias de D. Enrique Velasco, facultativo de las Minas de Cantos Blancos. Tuvo que ser a principios de los 50 (1953-1954).
[4] El 28 de enero celebra toda la Iglesia la fiesta de uno de sus más eximios doctores: Tomás de Aquino, dominico. Pero pocos saben que en origen este día se celebraba la solemne Traslación de sus reliquias, pues su memoria litúrgica era el 7 de marzo, día de su tránsito al cielo. Con la reforma litúrgica de 1969, la memoria del santo se quitó de su día para aliviar la Cuaresma, criterio muy discutible, pues la consideración de los santos no quita nada a la contemplación de los Misterios de Cristo.
[5] O.J.E.: Organización Juvenil Española: Movimiento de voluntariado que tiene su origen en 1960 como una dependencia de la Delegación Nacional del Frente de Juventudes dependiente a su vez de la Secretaría General del Movimiento, partido único del franquismo. Es una de las mayores asociaciones juveniles de España, y como tal se centra en la educación no formal de niños, jóvenes y adolescentes. Cuenta con su propio sistema formativo.
[6] En esa época había en el pueblo, al menos había tres equipos de futbol compuesto por chavales: el de la calle “Regiones” San Isidro, el de “la carretera” de Córdoba, parte sur del pueblo y el equipo de Jesús el del casino que se formaba con niños de varias calles: la calle Nueva, la zona del Pozo del Cerrillo y la calle José Antonio, hoy C/ Maestro Miguel López. La razón de haber tantos equipos es que las familias tenían muchos hijos y el fútbol era casi el único deporte.
**De izquierda a derecha, de pie: Tony, Santiago, Salvador, Pepe López, Paco el de Aquino, Paco Moraño. Agachados: Luis Rayego, Manuel Gómez, Antonio Ramírez, Rafael Muriel y Pedro Mengual.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Alcaracejos: Grupo Escolar 1944-45

Fachada Grupo Escolar 1944-45
               El Grupo Escolar que se construyó por medio de Regiones Devastadas se proyectó en planos en 1943. La revista Reconstrucción, núm 65 de Agosto – Septiembre de 1946 publicó una serie de fotos con las obras ya terminadas, de donde se deduce que éstas se realizaron a lo largo de 1944 – 45. 
               La citada revista describe y explica lo construido, refiriendo el siguiente texto, que transcribimos literalmente: “El Grupo Escolar de Alcaracejos se sitúa, con arreglo a la nueva ordenación, en uno de los solares descombrados en el centro del pueblo, con fachadas a las calles del Pilar y del Hospital - el edificio se dispone más próximo a la calle del Pilar, dejando el espacio posterior para campos de juegos -. La superficie total del solar es de 2.224 metros  cuadrados, y como la población escolar admitida es de 168 alumnos, resulta una superficie total por alumno de 13,20 metros cuadrados, suficiente teniendo en cuenta las Instrucciones técnico – higiénicas para la construcción de Escuelas del Ministerio de Educación.
Emplazamiento de las cuatro aulas iniciales y patios
               Se adopta la distribución en una planta, más apropiada para el reducido programa de este Grupo: dos clases para niños, dos para niñas, correspondientes aseos, despacho de maestros, idem para maestras, guardarropa y almacén escolar. El edificio se dispone según un eje Este – Oeste sensiblemente, quedando las clases abiertas al cuadrante Norte – Este, el más indicado en este clima – la distribución se ha tratado de reducir a la sencillez del programa, acusando al exterior por alturas los elementos que lo componen con lo que se consigue economía y carácter exterior del edificio”.

               En su parte delantera el solar tenía una valla de madera y una cancela de hierro. Tras ella una pequeña escalinata accedía a los dos porches de entrada – niños y niñas – los cuales tenían un par de arcos para que entrara la luz. Los porches nos protegían de la lluvia o del sol mientras esperábamos para entrar en clase.
               Recuerdo que con el tiempo se hicieron dos clases más en el patio de los niños y otras dos en el de las niñas. Por cierto que los patios, en mi época – 1959 – 1960 estaban comunicados por una pequeña puerta, pero puerta que sólo tenía un marco. Entre los patios de niños y niñas había un aula en la que daba clase mi madre a los párvulos pero su puerta de entrada y salida daba al patio de las niñas, como no podía ser de otra manera en aquella época. A continuación del aula de párvulos había otra clase de niños y su puerta daba al patio de los niños, muy cerca de un pozo. En esa clase, que tenía una pizarra de pizarra, recibíamos enseñanzas de D. Pedro Benito.
Interior de un aula (niños) orientada al Este
               En el patio de las niñas hicieron una clase, al fondo a la derecha, limitando con el patio de mi tía Ani. En ella ejercía Dª María Sánchez, maestra algo dura pero con gran experiencia. En el fondo del patio, dando al Callejón del Hospital y paralela a dicho callejón, estaba la clase de D. Antonio Cañero, al que rompieron – más de una vez – los cristales desde el exterior. Es decir que las cuatro aulas iniciales de 1945, aumentaron a ocho en 1960.
               Creo que es importante añadir algunos comentarios sobre aquel grupo escolar, típico de cierto progreso tras la guerra civil: el guardarropa nunca funcionó como tal o al menos yo no me acuerdo; tampoco funcionó nunca la chimenea que había en el interior de las cuatro aulas iniciales a pesar de tener una bonita salida exterior en el tejado: para calentarse, algunos llevaban latas grandes de conserva, con una larga asa de alambre, llenas de ascuas de la candela de su casa. Como no había agua corriente los servicios no funcionaban tampoco: nuestras necesidades las hacíamos en un pequeño trozo de patio triangular, algo escondido, detrás del aula orientada al Norte – con
1945 Patio de recreo y pozo
vistas al patio - en la que daba clase D. Miguel López. Moverte en aquel espacio era casi un ballet pues tenías que andar de puntillas para no pisar…los residuos de otros. Conforme avanzaba el curso, cada día era más difícil entrar allí…también recuerdo la dureza de piedras ….usadas…o en el mejor de los casos hojas de cuadernos muy poco flexibles para ciertas cosas.
               Fueron los tiempos – años – en los que “la Féli” nos repartía la leche en polvo en el recreo de la mañana – nos permitía repetir – y por la tarde – a veces – caía un trozo de queso “made in USA”. La ayuda americana hizo su efecto y gracias a ella se paliaron enfermedades, hambrunas y nuestros huesos recibieron calcio. Tengo que reconocer que tanto la leche en polvo como el queso americano, personalmente, me encantaban.
               En Septiembre de 1988 se inauguró el CEIP (Centro de Educación Infantil y Primaria) Ntra Sra de Guía por lo que este grupo escolar se abandonó pero, al estar ubicado dentro del casco urbano, se proyectó construir en ese solar – 2290 m2 - una Residencia Municipal de Mayores, centro que entró en funcionamiento en noviembre de 1994. Esta instalación tiene el sobrenombre de “Antonio Mansilla”, persona que fue Alcalde del pueblo y promotor de la Residencia[1].

Bibliografía:

-        Revista Reconstrucción, número 65 de Agosto – Septiembre de 1946.
-        Planos proporcionados por el Archivo Central de la Delegación de Fomento y Vivienda. Córdoba. Fondo de Regiones Devastadas.
-        Web del Excmo. Ayuntamiento de Alcaracejos.
Grupo Escolar: Alzado principal




[1] La Residencia Municipal de mayores “Antonio Mansilla” consta de dos plantas, en el que se pueden distinguir los siguientes usos y espacios:
·        Residencia: Es la actividad principal del edificio.
·        Administración: Despachos de Dirección, técnicos, recepción, médico, D.U.E. etc.
·        Estancia destinada a velatorios, con acceso directo desde la vía pública.
·        Patio, de grandes dimensiones que comunica con calle posterior.
·        En 2008 sufrió una importante reforma: Se modificaron algunas habitaciones, cambio de solerías y alicatado de baños, despachos, así como la renovación de la red eléctrica.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Alcaracejos: Viviendas para Maestros / as 1950 - 60

Localización de las seis viviendas: a la izquierda C/ San Isidro y a la derecha Casa Cuartel Guardia Civil
Fue tanto lo que Regiones Devastadas construyó en Alcaracejos que merecería un libro o una tesis doctoral. Es cierto que el Régimen franquista concentró todos sus esfuerzos en controlar al país, al mismo tiempo que en recuperarlo. En los pueblos era frecuente que el sistema proporcionara alojamiento a guardias civiles, médicos, maestros y párrocos. Se aseguraba así, o al menos se mejoraba, el orden establecido, la salud de la gente, la cultura oficial y la atención religiosa de las personas.

En Alcaracejos se hicieron seis casas para maestros que en su mayor parte fueron ocupadas por maestras, profesión muy feminizada en aquellos tiempos. Los planos a los que he tenido acceso datan de 1951. Tres de ellas se construyeron paralelas a la carretera de Pozoblanco, formando calle con el nº 21 de la C/ San Isidro y la Casa – Cuartel de la Guardia Civil. Es decir las tres primeras casas están situadas en medio de esas dos referencias. Las otras tres iniciaron una nueva calle, paralelas al costado izquierdo del cuartel y por tanto perpendiculares a la citada carretera.

Todas las casas se construyeron idénticas y con dos plantas. En la planta baja se accede a la vivienda mediante un porche[1]. Ya en el interior un despacho, salón comedor, armario/alacena (aprovechando el hueco de la escalera), cuarto de baño y cocina se comunicaban entre sí mediante un vestíbulo distribuidor. La cocina daba a un patio, algunos enormes, otros no tanto. Las escaleras, de tres tramos (detalle que indica cierta altura de las habitaciones) nos conducen a las cuatro estancias previstas como dormitorios. Todas las habitaciones tienen buenas ventanas y en el piso superior hay un balcón. Podemos asegurar que las casas estaban bien ventiladas.

Al ser mi madre maestra tuvimos la ocasión de disfrutar de una de estas casas. Mis padres y yo nos mudaríamos allí sobre 1958 -59. Las viviendas estaban bien construidas y eran amplias y con mucha luz. Como defectos puedo citar que eran frías y los marcos de balcón[2] y ventanas no eran de buena calidad. Se suponía que tenían agua corriente pero su llegada era irregular en todo el pueblo por lo que había que ayudarse de un pozo que había en el patio y de algunos carrillos con cántaros del “gran grifo público” que había en la plaza.

La primera casa la ocupamos mis padres y yo. A nuestro lado vivía la familia Pérez Jurado: los padres Pepe y Lucía y sus tres hijas Mª Celi, Pilar y Luci. Viviendo allí nació la cuarta niña: Mª José. Familia entrañable y cariñosa. Nuestras relaciones fueron y son fantásticas. Nunca olvidaré que se compraron una tele en blanco y negro y con frecuencia, por la noche, nos invitaban a ver algún programa. Allí oí cantar a la encantadora Gigliola Cinquetti la famosa canción “Non ho l’età (per amarti)” y ganar el festival de Eurovisión, en Copenhague, en 1964. En nuestra puerta, acompañados de un botijo, también comentamos la llegada del hombre a la Luna el 20 de julio de 1969, a las 10:56 hora de Florida. Neil Armstrong, mientras descendía por la escalera del módulo lunar, proclamó la famosa frase: "Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad". Posteriormente su compañero Aldrin, se unió a él ofreciendo una simple pero poderosa descripción de la superficie lunar: "Magnífica desolación".

La tercera casa la recuerdo desocupada. Luego fue destinada a acoger el Ayuntamiento pues el edificio de la plaza estuvo de obras varios años. Recuerdo que mi tío Rafael era el Alcalde. La parte baja estaba llena de papeles y documentos y arriba, en la habitación del balcón trabajaban Miguel Nieto y mi padre; Eufrasio Suárez – Secretario - tenía su despacho justo al terminar la escalera a mano derecha, dando al patio, y la habitación más grande era para el Sr Alcalde. Ramón Ferrer era el alguacil, buena gente y persona simpática con un humor increíble. Mariano Barbero y Pepe Olmo eran los municipales. Guzmán iba por allí para llevar el papeleo del Juzgado. Allí, en enero 1976, Miguel Nieto me facilitó un billete de autobús para irme a Córdoba al iniciar la mili.
En el plano del principio se observa perfectamente el espacio que quedó entre las casas 3ª y la 4ª
Fachada de las tres casas que dan a la Carretera de Pozoblanco

En la cuarta casa, primera en la calle paralela al Cuartel, vivían Dª María Sánchez y la Josefi. Creo que Dª María Sánchez era de Villaviciosa y Josefi, persona con la que compartía la casa, de Dos Torres. Dª María era una persona muy religiosa y como maestra bastante rígida. A ella le debo el aprendizaje de memoria de la tabla de multiplicar del cinco[3]. Ejercitar la memoria era el método que había. Repetir, repetir, repetir hasta la saciedad. Dª María ayudó a muchas niñas del pueblo a salir adelante animándolas a estudiar, solicitar becas, abrir horizontes. De alguna manera quería conseguir mujeres independientes y autónomas.

La casa número cinco la recuerdo habitada en un principio por Dª Andrea. Era soltera, algo mayor y muy dada a la filatelia. Con ella compartí esa afición por los sellos. Yo era un niño y ella me enseñó a “acariciar” esas estampillas con manos de seda, a protegerlos y colocarlos con todo el esmero y cariño del mundo. ¡ Cómo si fueran seres vivos!. Ella tenía una buena y ordenada colección que yo disfrutaba viendo. Me ayudó y orientó a iniciar la mía. Guardo algunos sellos de entonces pero mis preocupaciones pronto cambiaron de rumbo.

En esa casa también vivió D. Antonio Cañero que hizo honor a su apellido. Su mujer era Dª Lola y tuvieron una hija a la que llamaron Mari Loli. D. Antonio compartía nuestra enseñanza con D. Pedro Benito procurando que sacáramos el entonces llamado Bachiller Elemental. Sus métodos eran bastante criticables y algo dolorosos para los alumnos[4]. En esa casa, arriba D. Antonio intentaba que aprendiéramos Matemáticas y Latin: Miguel Ranchal, Juani Suárez, Félix Rodrigo, Anita Mengual, Pilar Nevado y un servidor. ¡¡ Que tormento eran aquellas clases!!. También dábamos clase en el grupo escolar, junto a la fuente de “Los Caños”, hoy sin agua.

En la casa número seis vivía D. Pedro Benito y Dª Isabel, maestro nacional y matrona – practicante (partos, inyecciones y curas de heridas). Eran muy amigos de mis padres y procedían de Villanueva de Córdoba. Tuvieron dos hijos: Victoria y Pedro. D. Pedro fue el que montó una especie de “academia” para estudiantes. Los otros maestros ayudaban. De D. Pedro podría contar miles de cosas buenas, fue mi maestro. Me ayudó y me enseñó a trabajar. Él era un trabajador nato, su ejemplo y labor fueron tremendos. En esa casa, la sexta, dábamos Lengua Española y Dibujo por las mañanas con Dª Isabel y por las tardes, era allí donde D. Pedro nos llevaba castigados – a su casa - si no nos sabíamos las lecciones. Su método era infalible: “Cuando te lo sepas, te vas”. A veces nos daban las 9 de la noche y en invierno eso era muy tarde. El castigo físico a los niños nunca está justificado pero en aquella época era frecuente (1950 – 1960) en la casa y en la escuela. D. Pedro a mí nunca me pegó.

Las casas siguen allí. Muchas de las personas que nombro han muerto. Así son las cosas. He tratado de recordar detalles y gente que en su época, fueron importantes para el pueblo y pusieron su granito de arena para conseguir un Alcaracejos mejor. La rueda sigue girando.
Viviendas de Maestros y Oficina de Turismo ( Google Maps, 2012)





[1] En ese porche, con la luz  encendida, es decir a vista de todo el mundo, “pelaban la pava” las muchachas que trabajaban internas en las casas.
[2] Mi habitación era la del balcón y recuerdo que al poco tiempo de vivir allí sus maderas se agrietaron, se pudrieron y el aire del norte se colaba por sus fisuras provocando cierto ambiente polar en mi cuarto. Afortunadamente tenía varias mantas.
[3] Nadie me enseñó que multiplicar era igual que sumar el multiplicando tantas veces como indicaba el multiplicador. Cuando me di cuenta de eso era demasiado mayor y había empleado unas pocas neuronas y demasiado tiempo en aprender de memoria las tablas de multiplicar. Allí empecé a comprender la importancia de la pedagogía.
[4] Aprendí que la letra con sangre entra bastante peor y que “Quién bien te quiere te hará feliz”. En mi vida de profesor de instituto esto me ayudó bastante para definir mis métodos. Ya se sabe: “Cada maestrito tiene su librito”.

miércoles, 23 de agosto de 2017

Casa - Cuartel de Alcaracejos


La Casa – Cuartel, para la Guardia Civil en Alcaracejos, es sin duda un edificio singular en el pueblo y en la Comarca. Aparte de su estratégica posición en el cruce de carreteras, la N - 502 que viene de Córdoba con las A-422 a Villanueva del Duque y la A-423 a Pozoblanco, sus fachadas frontal y  laterales dan la impresión de encontrarnos frente a un alcázar de mediano tamaño, geométrico y sobrio donde el granito y la teja árabe destacan de forma especial junto a sus numerosas ventanas y algunos balcones. Sus dos torres, no demasiado altas, flanquean la entrada principal dando en conjunto una imagen tintada de aire y aromas de cortijo andaluz.
Plano Proyecto Casa Cuartel de Alcaracejos ( 1945)
Fue construida por Regiones Devastadas y los planos[1] originales datan de 1945 aunque algunas fuentes indican que fue edificado en 1948[2]. Curiosamente en los herrajes del balcón de la torre izquierda figura 1949 mientras que en su simétrico podemos ver la fecha de 1950. Los planos que detallan el “Proyecto de patio y dependencias de Servicio” (dos patios pequeños, cuadra, pajar, estercolero, garaje, lavadero, etc…) datan de 1951.
El solar en el que se edificó la Casa – Cuartel estaba previsto en el Plan de Ordenación Urbana de Alcaracejos en 1945 y era una manzana de forma pentagonal irregular situada en la zona norte del pueblo. La fachada principal da a la carretera que une Pozoblanco con Vva. del Duque y forma calle con parte del grupo de viviendas para maestros construidas también por la Dirección General de Regiones Devastadas.
Patio Casa - Cuartel (Revista Recons-
 trucción nº 117 - 1953) 
La obra fue coordinada por los arquitectos José Rebollo Dicenta[3] y Ángel Marchena Rodríguez[4] los cuales, en 1953, publicaron un interesante artículo[5] en el que detallaban el contenido del edificio: “El programa del edificio es el siguiente: Pabellón para el Brigada Jefe de Línea; Pabellón para el Comandante de Puesto; pabellón para diez guardias; un despacho para el Brigada; una oficina; un despacho para el Comandante de Puesto; dormitorio con aseo para el oficial en las revistas; dormitorios con aseos para diez concentrados; sala de armas; cuarto de guardia de puertas; almacén; cuadra para seis caballos; garaje para camión y moto”.
Estos autores siguen diciendo:“Para la composición general del edificio se regularizó el solar, tomando de este un rectángulo y dejando una amplia acera con jardín central en uno de los laterales. Dentro del rectángulo se construyó el edificio de dos plantas, con torres laterales en fachada principal y alrededor de un amplio patio. En planta baja, y en el cuerpo que da a la fachada principal, quedan los elementos de despachos, sala de armas y concentrados; en el cuerpo posterior, las cuadras, lavaderos de todos los pabellones, garaje y almacén, y en cada uno de los laterales, dos pabellones de guardias.
Torre lado derecho. Observar el
           año 1950 en el centro.
En planta alta y en el cuerpo principal se han dispuesto las viviendas del Brigada y Comandante de Puesto, prolongándose ambas en las torres laterales, así como el dormitorio y aseo del oficial; en el cuerpo posterior van dos viviendas para guardias, y en cada uno de los laterales, otras dos viviendas.
Las aceras que rodean al edificio están muy trabajadas y su empedrado está hecho a base de granito, cuarzo y trozos de un vidrio negro que salía de la fundición de las minas consiguiendo un decorado original y sencillo a la vez.
A la pura descripción técnica del edificio podemos añadir algunos detalles de otra naturaleza. Así, por ejemplo, todos los “12 de octubre” la Guardia Civil celebraba una misa en la Parroquia en honor de su patrona, la Virgen del Pilar y al mediodía tenía lugar una especie de convite en el patio del cuartel. A él acudían las autoridades del pueblo y también muchos vecinos. Era una celebración típica de post – guerra.
Citar algunos nombres siempre es un riesgo porque, con total seguridad, que se te olvida gente pero desde la perspectiva de mi niñez y mi adolescencia puedo nombrar por cercanía personal a Tavera, Brigada durante años y persona entrañable y singular. A mi mente acuden apellidos de guardias como Parejo, Méndez, Adillo, Sánchez, el cabo primero Patricio que gestionó papeles de mi servicio militar, Emilio conductor, Santiago……De forma especial recuerdo a Felipe Rodrigo, Brigada oriundo de tierras de Castilla por mi amistad con su hijo Félix, compañero de estudios durante varios años.
Detalle del acerado
 Debido a esta amistad yo entraba y salía del cuartel como “Perico por su casa”. En la torre de la derecha, en un falso techo, guardábamos una colección de minerales que recogíamos por los caminos, vacíes, casas, etc…¡¡ igual todavía están por allí!! .
La Casa – Cuartel lleva años sin ser usada como tal y está cerrada, aunque en Marzo del 2000 se llevaron a cabo ciertas reformas[6] por la Escuela Taller El Retamar II. Me constan diferentes iniciativas para recuperar el edificio pero hasta el momento ninguna ha llegado a cuajar. Esperemos que con el tiempo surja alguna buena idea que permita su rescate para beneficio de propios y extraños.
Nota: 14/12/2017: En http://solienses.blogspot.com.es/2017/08/reconstruccion-de-regiones-devastadas.html se hace mención a esta entrada y otros detalles sobre construcciones de Regiones Devastadas en la Comarca.
Vista General del edificio (Revista Reconstrucción nº 117, 1953)



[1] Planos facilitados por el Archivo Central de la Delegación de Fomento y Vivienda de Córdoba. Fondo de Regiones Devastadas.
[5] Rebollo Dicenta, José y Marchena Rodríguez, Ángel - Arquitectos. Localización: Revista  Reconstrucción  ISSN 0213-0378, Nº 117, 1953, Págs 107 – 112. Esta referencia la encontré en Dialnet – Universidad de la Rioja. Se la pasé a la Srta Julia González de la Biblioteca Central de Córdoba. El artículo me lo enviaron por email tras encontrarlo en la biblioteca de Castro del Rio y me informaron que la revista completa está en la Biblioteca de Andalucía en Granada.
[6] Programa de Feria de Alcaracejos, 2000.