jueves, 19 de enero de 2017

Guerra Civil en Alcaracejos: fosas comunes

Cruz que indica la fosa común en "Mina Vizcaya"
                 Alcaracejos era un pueblo demasiado pequeño para soportar tanto horror, tanta miseria y tanto dolor como soportó. La Guerra Civil nos pegó demasiado fuerte y las consecuencias para todos fueron horribles, pero creo que - es mi opinión – a pesar de tanto sufrimiento  la mayor parte de nuestros padres y abuelos aprendieron la lección y juntos decidieron apostar por la convivencia aunque fuera de manera implícita. Eso permitió que nuestra etapa de niños – en la postguerra - pudiéramos vivirla, dentro de lo que cabe, como tales. Con total seguridad que en la década de los 40, 1940 a 1950, hubo situaciones y episodios desagradables, sobre todo para los perdedores, pero a pesar de eso y de carencias de todo tipo nuestros mayores supieron salir adelante. En las calles y en la escuela todos los niños jugábamos juntos. Las escuelas eran escuelas del régimen, eso está claro, pero nunca vi a un maestro discriminar a un niño ni en positivo ni en negativo a causa de la adscripción política de su familia. Las escuelas eran del régimen, pero las calles del pueblo eran de todos y todos los niños pudimos expresarnos con total libertad. No fue lo mismo para los mayores. Supongo que como en todos lados hubo algunas represalias: gente fichada, gente en la cárcel, gente con problemas políticos y gente que se tuvo que ir del pueblo. De todas formas en esta entrada no analizaremos este asunto así que lo dejo estar. En cualquier caso yo fui un niño feliz en el Alcaracejos de los 50 y 60 y también vi felices a los niños y niñas con los que jugaba en la calle y en la escuela. ¿Quién hizo más méritos por la convivencia? No lo sé. Supongo que a partes iguales pero los beneficiados fuimos todos, especialmente los niños. Ahi se empezaron a sembrar las semillas de la Transición  aunque
Lápida en Mina Vizcaya (1967)
es cierto que tardó demasiado. Mi reconocimiento a todas las familias, personas e instituciones, de derechas o de izquierdas, que durante años se esforzaron – y se siguen esforzando - por unir y por conseguir un Alcaracejos mejor. 
Sirva esta introducción como inicio de la entrada relativa a las fosas comunes que la Guerra Civil provocó en el pueblo. Que yo sepa hay tres que indican lugares donde cayeron paisanos: dos recogen los restos de víctimas del bando nacional y una – al parecer deslocalizada – a víctimas republicanas. Esta es la segunda entrada – y última – sobre “Cruces en Alcaracejos como vestigios de la Guerra Civil” . 
Es la Junta de Andalucía, en su web sobre Mapas de Fosas de la Guerra Civil, la que recoge lo siguiente sobre estas tres fosas:

“No se ha podido localizar, mediante coordenadas UTM, la fosa común [de víctimas republicanas] del municipio de Alcaracejos. Resulta difícil la ubicacón de la fosa común en el término municipal de Alcaracejos, aunque según datos que 
hemos podido obtener del Registro Civil, todo parece indicar que podría haber alguna en el Cementerio de la localidad, al menos de una parte de las víctimas, puesto que de las restantes, al ser inscritas en los años 80 nos dan la información de que fallecieron en el término municipal pero no nos sitúan el lugar de enterramiento. También se conoce la localización de dos fosas a unos 4 Km. de la localidad por la carretera a Córdoba [N-502 a la izquierda], donde hay enterrados víctimas del bando nacional, que fallecieron mientras el pueblo seguía bajo control de la República. Los que eran hechos prisioneros en la localidad los trasladaban y los juzgaban en Pozoblanco o Peñarroya y alli los fusilaban. Fallecieron según el Registro Civil 32 personas, pero casi todas ellas en acción de guerra como soldados republicanos, no como consecuencia de fusilamientos. De ellas, 6 están enterradas en el interior del cementerio de la localidad, el resto no indica el lugar de enterramiento.”
Plano de fosas comunes en Alcaracejos
          Desgraciadamente lo indicado por la Junta de Andalucía  es lo único que se sabemos sobre la fosa común con víctimas del bando republicano. Sobre las dos fosas de víctimas del bando nacional podemos apuntar algunos datos más. 
      Como indica lo publicado anteriormente, yendo hacía Córdoba, N-502, casi al final del Km 370 y poco antes de iniciarse el 371, a la izquierda, desde la carretera, se puede ver una cruz acompañada de alguna construcción tipo minera de la zona. A su lado, hay un gran esqueleto de columnas de un edificio que nunca llegó a ser. A la derecha hay un tramo de carretera antigua que podemos utilizar como cómodo aparcamiento. Descendemos del coche, cruzamos la carretera y podemos visitar, con cuidado porque hay mucha maleza, hondonadas, piedras etc…., el citado lugar (Latitud N à 38º 20’ 20.65’’;; longitud O 4º 58’ 39.16’’ http: //signa.ign.es). En la foto se puede apreciar una especie de casita con tejado. Las paredes de la casita eran los muros del camuflado pozo de la mina conocido como “Vizcaya” que es la tumba colectiva. En los años 60 y 70, la casita tenía sus paredes repelladas y encaladas y en su cara sur había una lápida de mármol blanco con las letras en negro. Decía así: “CAMINANTE: Cuando pases por este lugar sagrado eleva una oración por el alma de los que dieron su sangre generosa por salvar a España”. Debajo de ese epitafio / ruego estaban los nombres de las 13 personas muertas (es posible que alguna más pero no se ven). Termina la relación con la fecha del 21 de agosto de 1.936 aunque algún autor cita la fecha del 28. Esta lápida fue rota con un objeto contundente, posiblemente un mazo, en un par de ocasiones y los familiares de los difuntos volvieron a reponerla. Después, creo que en la década de los 90, se sustituyó por una de mármol blanco en la que aparecen 17 nombres y la misma fecha: 21 de agosto 1.936. En fotos recientes se ve con claridad que el tejadillo de la casita se ha hundido por completo y en las paredes son visibles los ladrillos y las piedras 
Lápida y Cruz en la Mina España
(Gentileza de Juan Francisco Peralbo)
de granito y pizarra. El paso del tiempo ha hecho mella y en el suelo podemos observar trozos de mezcla y cal.
         Muy cerca de este lugar, unos 300 metros hacia el norte, existe una segunda cruz que indica la mina “España”. En la madrugada del 28 de septiembre de 1936 fueron asesinadas otras catorce personas y allí yacen sus cuerpos. No se ve desde la carretera y está en un recinto privado vallado y cerrado.
     
        Estos tristes lugares forman parte del patrimonio y de la historia del pueblo y nos deben recordar cosas que nunca jamás deben volver a ocurrir. Han pasado 80 años desde aquellos penosos acontecimientos y se han escrito cientos de libros y miles de páginas sobre una Guerra Civil que nos destrozó. Raro es el pueblo que no tiene un libro - o varios- sobre lo ocurrido en la “Guerra”. En Alcaracejos, por razones que se me escapan, no es así y no conocemos relatos escritos y documentos que cuenten lo que aquí ocurrió. Sin embargo Alcaracejos tiene una historia no escrita. El tiempo verá si sale a la luz. Con total respeto por todas las víctimas y sus familiares, he intentado aportar algunos datos evitando valoraciones personales que no vienen al caso. Sigo pensando que un pueblo sin relato, no es un pueblo….¡ Es por esto por lo que escribo!.





No hay comentarios:

Publicar un comentario