domingo, 14 de mayo de 2023

San Isidro en Alcaracejos: algo de su historia

 

Cartel Fiestas de San Isidro (2023)

San Isidro Labrador (1082 -1172) fue un agricultor, madrileño y mozárabe[1] que estuvo al servicio de la familia Vargas. Según el Códice de San Isidro, escrito a finales del siglo XII, encontrado en la Iglesia de San Andrés (Madrid) en 1504, estuvo casado[2], tuvo un hijo[3] y refiere solo cinco milagros. Según cuenta la leyenda la pareja era muy devota, piadosa y de una laboriosidad excepcional. De ahí que se granjearan la predilección de Dios. Isidro daba cuanto tenía a los menesterosos y cedía parte de su escaso pan a las palomas hambrientas. Su canonización se debió al fervor y al empuje que el pueblo madrileño manifestó por el Santo durante siglos. Por ello, autoridades, aristocracia y la corona española se vieron obligados a encabezar su proceso de canonización en el siglo XVI. Fue beatificado en 1619 por el Papa Paulo V y canonizado en 1622 por Gregoria XV. Normalmente se le representa con edad madura y barbudo ataviado con alguno de sus atributos más característicos como son un azadón, el arado de mano, la guadaña o una pareja de bueyes. La tradición cuenta que mientras rezaba, antes de iniciar su trabajo, los ángeles guiaban a los bueyes para que arasen solos. En una ocasión, reinando una gran sequía, Isidro golpeó con su vara unas rocas y de ellas brotó un generoso riachuelo. Esa es el agua que aún hoy se conserva, como una fuente, en su ermita y a la que la gente acude con botellas y garrafas. Esta relación con el agua es una cualidad especial de San Isidro pues aún hoy en día, se saca en procesión para que favorezca la llegada de las lluvias cuando aprieta la sequía.

               La primera noticia documentada que tengo sobre San Isidro y Alcaracejos es de 1901. Se trata de un altar que figura en el inventario de la parroquia de San Andrés, bombardeada en la Guerra Civil. Altar que se detalla con toda claridad.

ALTAR DE SAN ISIDRO[4]

 041.- Es de madera dorado y tallado. ………......………………..……Estado: Regular

En él están colocadas las imágenes del:

042.- Santo de madera…………………………………………..…….....Estado: Bueno

043.- Santa Inés vestida…………………………………………………..Estado: Regular

044.- Una Cruz de madera con su Cristo de madera.

045.- Dos candeleros de metal.

046.- Dos manteles de hilo.

047.- Un ara y un paño basto para cubrir.

                El Cronista del Valle del 18 de mayo de 1910 da cuenta de que en ese año coincidió la celebración de San Isidro y el domingo de Pentecostés. Con una prosa algo rebuscada y altisonante –propia de la época- así lo explica el corresponsal, del que no conocemos su nombre: “En esta iglesia parroquial se viene celebrando hace muchos años una preciosa función religiosa, dedicada a las niñas y niños de primera comunión el Domingo de Pascua de Pentecostés. También se celebra el día 15 de mayo con lucimiento una fiesta en honor de San Isidro, costeada por la hermandad de labradores que lleva el nombre del santo. El rigorismo del calendario ha hecho concurrir este año las dos solemnidades en el mismo día, y a petición de algunos hermanos de dicha congregación, se verificaron el domingo último dichas dos fiestas en horas distintas. A las 8 de la mañana, la de niños y niñas que habían de recibir por vez primera la sagrada comunión, llenándose completamente el templo que se hallaba adornado con profusión de flores y luces. El muy apreciado y respetable cura ecónomo de esa naturaleza don Juan B. Ruiz García, estuvo lleno de inspiración en la elocuente plática dirigida a la infancia comulgante; plática que fue un brillante cántico lleno de poesía, un hermoso poema a la virtud, a la pureza; un himno a la grandeza y transcendencia del acto que iba a realizar la niñez en aquella mañana. Amenizó la fiesta un afinado coro de jóvenes Hijas de María que cantó la misa con notable perfección. A las 9 de la misma mañana anunciaron las campanas del templo la hora de la fiesta a San Isidro, de cuya congregación ha sido hermano mayor don Sandalio Caballero que trajo a su costa para mayor lucimiento, parte de esa banda municipal de música. Volvió a llenarse la iglesia y a ocupar nuevamente el púlpito el-referido señor cura; y de la elocuencia con que hizo el panegírico, no se deducían los pocos minutos que habían trascurrido desde su anterior oración. Tanta y tanta laboriosidad es digna de todo encomio y merecedora de la mayor recompensa. En los días 15, 16 y 17 del actual se ha celebrado la feria, que, por abundancia de lluvias, ha carecido de la animación de otros años.

               Siguiendo con el hilo cronológico, aunque faltando algunas fechas, en los archivos municipales encontramos que en 1911[5], siendo alcalde Rafael Rodríguez Cruzado, se acuerda nombrar la Comisión que organizará los festejos del 15,16 y 17 de mayo y que en ese año estuvo formada por Gaspar Ayala Rodríguez, Valeriano Ayala Cruzado y Rafael Mansilla Cruzado. En cambio en 1913[6], siguiendo el mismo alcalde, la Comisión para las Fiestas en honor de San Isidro estuvo compuesta por Pablo Fernández Rodríguez, Francisco Martín Cruces y Amador Fernández Pedrajas, todos ellos concejales del Ayuntamiento.

               Tenemos constancia de que en 1915, 1916 y 1917 la feria de San Isidro tuvo lugar a lo largo de los días 15, 16 y 17 de mayo, prevaleciendo el criterio de la fecha de la festividad a la de la coincidencia o no con los fines de semana.

               En 1921 era alcalde Rafael Alcalde Rodríguez. Iniciado el mes de mayo, se le facultó para ejecutar varias tareas de reparación en puertas y dependencias del Ayuntamiento y que se procediera al blanqueo del edificio del mismo. También se dictó un bando municipal para requerir a los vecinos que, en el plazo de 15 días, blanquearan las fachadas de todas las casas y edificios del pueblo, advirtiendo de la imposición de sanciones a los vecinos que no obedezcan. Es evidente que estas indicaciones de blanqueo respondían a la necesidad de mejorar la imagen del pueblo de cara a la feria de San Isidro. Ese año, la Comisión de festejos la formaron Remigio Fernández Caballero, José Fernández Pedrajas y Rafael Pérez Caballero. Ignoramos qué actividades tuvieron lugar el 15, 16 y 17 de mayo, pero si sabemos que el costo de las mismas fue de 375 pesetas, según acta del 29 de mayo de dicho año.

               El 20 de abril de 1924, según costumbre inmemorial, bajo la presidencia del primer teniente de alcalde Pedro Sánchez Ayala se nombró la Comisión municipal para los festejos de San Isidro y quedó constituida por Gaspar Caballero Ayala[7], Manuel Caballero Suárez y Paulino Rodríguez Martín.

               El Cronista del Valle del 16 de mayo de 1925 da cuenta de la feria y fiestas de Alcaracejos: “Con motivo de la festividad de San Isidro, se están celebrando los tradicionales festejos que en años anteriores, habiendo traído para tal fin la Banda de música de las Escuelas del Ave María de Córdoba, y verificándose dos magníficas corridas de novillos por afamados diestros. Para la corrida de mañana 17 hay en esta ciudad mucha animación para asistir a ella, la que creemos será un verdadero éxito en la que matarán los diestros Francisco de la Haba (a) Zurito III y Rafael Alcalá (a) Herrerito”. El 21 de mayo, la Corporación aprobó “la conducta observada por la misma durante los festejos del 15,16 y 17 y especialmente la subvención concedida a la empresa de la plaza de toros”. Era alcalde Ildefonso Rodríguez Blanco.

               Queda constancia de la ancestral relación de San Isidro con Alcaracejos. De 1925 a nuestros días hay múltiples y repetidas señales de esta tradición. El reto se centra en encontrar alguna pista o documento del periodo 1622-1901, fecha de su canonización y del primer documento del que tenemos referencia en estas líneas.

Curiosidad: Manuel Moreno Valero (1937-2016) publicó un interesante librito, en mayo de 1995, titulado San Isidro en Los Pedroches, editado por la Hermandad de San Isidro Labrador de Pozoblanco. Su precio era de 1.000 pesetas. Síntesis del contenido: El libro se inicia explicando quién fue San Isidro y su relación con los labradores. A continuación da un repaso de la devoción a este santo por la Comarca: Hinojosa del Duque, Torrecampo, Cardeña, Santa Eufemia, Dos Torres, Villanueva de Córdoba y Alcaracejos. La mayor parte del libro está dedicada a la Hermandad de Pozoblanco.

 



[1] El término mozárabe se refiere a personas de origen visigodo que vivieron en la península ibérica bajo dominación musulmana, preservando su religión cristiana y, en asuntos internos, las leyes visigodas.

[2] Cónyuge María de la Cabeza.

[3] Luego San Illán, salvado en su niñez milagrosamente cuando cayó a un pozo.

[4] ARCHIVO CABILDO CATEDRAL CÓRDOBA *N 0.753.308 * ACC – Instrumento 137- 1 *Inventario de la Parroquia de Alcaracejos – Año 1.901.

[5] Acta de la sesión del 30 de abril de 1911 (AMAL).

[6] Acta de la sesión del 6 de abril de 1913 (AMAL)

[7] Gaspar Caballero Ayala fue el padre de Mª Jesús Caballero, destacada maestra nacional que prestó sus servicios en Alcaracejos durante muchos años, y abuelo de Antonio Ramírez Caballero.